Skip to content

¿Los narcotraficantes canalizaron millones de dólares a la primera campaña del presidente mexicano López Obrador?

31 enero, 2024

por Tim Golden

ProPublica es una sala de redacción de investigación ganadora del premio Pulitzer. Suscríbase al boletín The Big Story para recibir historias como esta en tu bandeja de entrada.

Años antes de que Andrés Manuel López Obrador fuera elegido líder de México en 2018, agentes antidrogas de Estados Unidos descubrieron lo que creían que era evidencia sustancial de que los principales traficantes de cocaína habían canalizado algunos $2 millones para su primera campaña presidencial.

Según más de una docena de entrevistas con funcionarios estadounidenses y mexicanos y documentos gubernamentales revisados por ProPublica, el dinero fue proporcionado a asesores de campaña en 2006 a cambio de la promesa de que La administración de López Obrador facilitaría las operaciones criminales de los traficantes.

La investigación no estableció si López Obrador sancionó o incluso conocía las donaciones reportadas por los traficantes. Pero los funcionarios dijeron que la investigación, que se basó en la amplia cooperación de un ex agente de campaña y un informante clave sobre drogas, sí produjo evidencia de que uno de los colaboradores más cercanos de López Obrador había aceptado el acuerdo propuesto.

La acusación que representantes del futuro presidente de México negociaron con criminales notorios ha seguido resonando entre los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y de política exterior de Estados Unidos, quienes durante mucho tiempo se han mostrado escépticos sobre el compromiso de López Obrador de enfrentar a los narcotraficantes.

El caso planteó dificultades preguntas sobre hasta dónde debería llegar Estados Unidos para enfrentar la corrupción oficial que ha sido esencial para el surgimiento de los narcotraficantes mexicanos como una fuerza criminal global. Mientras que algunos funcionarios argumentan que no es trabajo de Estados Unidos erradicar la corrupción endémica en México, otros dicen que los esfuerzos para combatir el crimen organizado y construir el estado de derecho serán inútiles a menos que los funcionarios que protegen a los traficantes rindan cuentas. /p>

“La corrupción es una parte tan importante del tejido del narcotráfico en México que no hay manera de perseguir a los narcotraficantes sin perseguir a los políticos, militares y policías que los apoyan”, Raymond Donovan , quien recientemente se retiró como jefe de operaciones de la DEA, dijo en una entrevista.

En su investigación, los agentes de la DEA desarrollaron lo que consideraron una fuente interna extraordinaria después de arrestar al ex agente de campaña por cargos de drogas en 2010. Para evitar la prisión federal, el agente dio cuenta detallada de las donaciones en efectivo de los traficantes, que dijo haber ayudado a entregar. También grabó subrepticiamente conversaciones con Nicolás Mollinedo Bastar, el colaborador cercano de López Obrador que, según el agente, había participado en el plan.

Junto con las declaraciones juradas de otros testigos, las conversaciones grabadas indicaron que Mollinedo estaba al tanto de y involucrado en las donaciones de una de las mafias de drogas más grandes del país, dijeron funcionarios actuales y anteriores familiarizados con el caso.

Pero algunos funcionarios sintieron que la evidencia no era lo suficientemente sólida como para justificar los riesgos de una operación encubierta extensa. dentro de México. A finales de 2011, agentes de la DEA propusieron una operación encubierta en la que ofrecerían 5 millones de dólares en supuesto dinero del narcotráfico a agentes que trabajaban en la segunda campaña presidencial de López Obrador. En cambio, los funcionarios del Departamento de Justicia cerraron la investigación, en parte por temor a que incluso un procesamiento exitoso fuera visto por los mexicanos como una atroz intromisión estadounidense en su política.

“Nadie estaba tratando de influir en las elecciones”, dijo un funcionario. dijo familiarizado con la investigación. “Pero siempre hubo el temor de que López Obrador pudiera dar marcha atrás en la lucha contra las drogas, de que si este tipo llega a ser presidente, podría cerrarnos”.

Desde que asumió el cargo en diciembre de 2018, López Obrador ha liderado un sorprendente retroceso en la lucha contra las drogas. Su enfoque, que resumió en el lema de campaña “Abrazos, no balas”, se ha concentrado en programas sociales para atacar las fuentes de la criminalidad, en lugar de confrontar a los delincuentes.

Sin embargo, con las fuerzas policiales y militares en general. Evitando la confrontación con las mayores bandas de narcotraficantes, esas mafias han extendido su influencia por todo México. Según algunas estimaciones, las bandas criminales dominan más de una cuarta parte del territorio nacional: operan abiertamente, imponen su voluntad a los gobiernos locales y, a menudo, obligan a las autoridades estatales y federales a mantener las distancias. La violencia ha rondado niveles históricos, mientras que las extorsiones de las pandillas y otras empresas criminales han hecho metástasis en todos los niveles de la economía.

El principal portavoz del presidente mexicano, Jesús Ramírez Cuevas, no respondió a numerosas solicitudes. para comentarios.

El costo del tráfico de drogas en los estadounidenses nunca ha sido más devastador. El fentanilo (la mayor parte del cual se produce o se contrabandea a través de México) está alimentando el problema de drogas ilegales más letal en la historia de Estados Unidos. Las estimadas 109.000 muertes por sobredosis registradas en 2022, la mayoría de ellas relacionadas con el fentanilo, superaron las muertes por violencia armada y accidentes automovilísticos combinados.

La administración del presidente Joe Biden se ha mantenido firme en su negativa a criticar las políticas de seguridad de López Obrador, evitando la confrontación incluso cuando el presidente mexicano ha atacado públicamente a las agencias de aplicación de la ley estadounidenses como mentirosos y corruptos. La explosión del fentanilo, si bien es una creciente preocupación política en Washington, sigue siendo menos crítica para las perspectivas de reelección de Biden que el bloqueo de inmigrantes en la frontera sur, un desafío en el que la cooperación de López Obrador es esencial.

Después de afirmar repetidamente que México había Aunque no tiene nada que ver con el fentanilo, López Obrador ha tomado recientemente algunas medidas modestas para renovar la cooperación antidrogas. Sin embargo, su gobierno continúa ignorando las solicitudes estadounidenses de captura y extradición de los principales traficantes, mientras que los funcionarios de Washington describen la relación en términos optimistas. Al final de una reunión con López Obrador en noviembre, Biden se volvió hacia él y le dijo: “No podría tener un mejor socio que tú”.

< p>Un portavoz del Departamento de Justicia se negó a comentar sobre los detalles de la investigación de la DEA sobre las campañas políticas de López Obrador, citando una política de larga data. Pero añadió que el departamento “respeta plenamente la soberanía de México y estamos comprometidos a trabajar hombro con hombro con nuestros socios mexicanos para combatir a los cárteles de la droga responsables de tanta muerte y destrucción en nuestros dos países”.

Durante décadas, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley en Estados Unidos han evitado investigar a funcionarios mexicanos sospechosos de proteger a las mafias de la droga, diciendo que perseguir esos casos es complicado en un país que es singularmente sensible a la interferencia estadounidense. Las agencias estadounidenses se han mostrado aún más reticentes a investigar la participación de las pandillas en la política electoral, incluso cuando se han convertido en una fuente principal de financiamiento para las campañas mexicanas y han asesinado a decenas de candidatos municipales, estatales y nacionales.

En el caso de López Obrador, la DEA tardó en actuar ante la información sobre la posible colusión de su campaña de 2006 con traficantes, dijeron varios funcionarios. Cuando la agencia finalmente comenzó a investigar en 2010, fue en gran parte por iniciativa de un pequeño grupo de agentes con base en México que trabajaban con fiscales federales en Nueva York.

La fuente inicial de los estadounidenses fue Roberto López Nájera, un abogado de 28 años muy herido que se presentó en la embajada de Estados Unidos en 2008 y pidió hablar con alguien de la DEA. Los dos agentes que bajaron de sus oficinas del cuarto piso escucharon una historia convincente: durante los años anteriores, les dijo López Nájera, había sido una especie de abogado interno de uno de los traficantes más notorios de México, Edgar Valdéz Villarreal.

El gángster nacido en Texas había sido apodado “Ken” y luego “Barbie” cuando era un apoyador de secundaria de mandíbula cuadrada y cabello rubio sucio. A mediados de la década de 2000, se había convertido en uno de los ejecutores más brutales del hampa mexicana. También era un importante traficante y trabajaba con una mafia más grande dirigida por los hermanos Beltrán Leyva, quienes a su vez formaban parte de la alianza conocida como el Cartel de Sinaloa. En el lado mexicano de la frontera, era conocido como “La Barbie”.

Según López Nájera, La Barbie insistió en que comenzara desde abajo, lavando los autos de los traficantes y haciendo otras tareas menores antes. se le confiaron tareas más importantes. Con el tiempo logró algunos contactos políticos, pagó sobornos a comandantes de policía y políticos, y supervisó envíos de cocaína a través del aeropuerto de Cancún. Sin embargo, después de varios años, López Nájera comenzó a tener diferencias con su jefe, quien lo consideraba algo holgazán, dijeron los funcionarios. En 2007, regresó de unas largas vacaciones en Cuba y descubrió que su hermano había desaparecido, aparentemente víctima de la ira de La Barbie. López Nájera pasó a la clandestinidad y comenzó a planear su venganza.

López Nájera rápidamente estableció su buena fe con los estadounidenses, diciéndoles que la banda de los Beltrán Leyva había colocado un topo dentro de la embajada. El hombre resultó ser un empleado del Servicio de Alguaciles de Estados Unidos que tenía amplio acceso a información de inteligencia sobre los criminales mexicanos buscados por Estados Unidos. Atraído al área de Washington, DC, con el pretexto de un viaje de entrenamiento, fue arrestado y acusado de delitos federales relacionados con drogas antes de aceptar cooperar, dijeron los funcionarios.

Ver:   Missing 9yo Charlotte Sena Found Safe, Suspect in Custody

La DEA trasladó a López Nájera a los Estados Unidos y lo interrogó extensamente. De acuerdo con la nueva asociación para hacer cumplir la ley conocida como el acuerdo de Mérida, los funcionarios estadounidenses invitaron a sus homólogos mexicanos a entrevistar a su preciada fuente.

Los documentos judiciales mexicanos resultantes identificarían a López Nájera sólo por el nombre en clave “Jennifer.” Sus revelaciones se convertirían en el motor principal de la “Operación Limpieza”, un esfuerzo que acaparó los titulares por parte del gobierno del presidente Felipe Calderón para purgar a funcionarios corruptos de las agencias federales de aplicación de la ley y del ejército.

La DEA Fue algo más lento en aprovechar al máximo a su informante. No fue hasta la primavera de 2010, más de dos años después de que López Nájera comenzara a cooperar con la agencia, que ésta comenzó a centrarse en una de sus revelaciones más sorprendentes. En una entrevista en San Diego que agentes de la DEA organizaron para un alto fiscal mexicano, López Nájera describió cómo La Barbie lo había convocado a una reunión en enero de 2006 en un hotel en el centro turístico de Nuevo Vallarta, en la costa del Pacífico.

El hombre que había organizado la reunión era Francisco León García, hijo de 38 años de un empresario minero del norteño estado de Durango. Conocido como “Pancho” León, lanzaba su candidatura al Senado mexicano como representante de la alianza izquierdista de López Obrador. Era amigo de uno de los lugartenientes de La Barbie, Sergio Villarreal Barragán, un imponente ex policía estatal conocido como “El Grande”, y los dos hombres pensaron que podrían ayudarse mutuamente, les dijeron a los agentes.

Otro empresario se unió a León en la reunión. Los dos dijeron que estaban allí con el conocimiento y apoyo de López Obrador, relató López Nájera. A cambio de una inyección de efectivo, dijo León, la campaña prometió que un futuro gobierno de López Obrador seleccionaría funcionarios encargados de hacer cumplir la ley que ayudaran a los traficantes.

Según los relatos de la negociación que los investigadores estadounidenses finalmente reconstruyeron Varios informantes dijeron a los traficantes que podrían ayudar a elegir comandantes de policía en algunas ciudades clave a lo largo de la frontera. Más importante aún, dijeron funcionarios estadounidenses, a los traficantes también se les dijo que López Obrador no nombraría a un fiscal general que consideraran hostil a sus intereses, lo que aparentemente les otorgaría un veto sobre el nombramiento.

La Barbie aceptó el trato y asignó a López Nájera para reunirse con funcionarios de campaña en la Ciudad de México y organizar los sobornos. (López Nájera no respondió a numerosos intentos de contactarlo). Poco después, dijeron los funcionarios, le presentaron a Mauricio Soto Caballero, un empresario y operador político que encabezaba un equipo de avanzada bajo el mando del jefe de logística de la campaña, Nicolás Mollinedo. /p>

En tres entregas durante los siguientes meses, le dijeron a la DEA, la organización de La Barbie le dio a Soto y otros en la campaña alrededor de $2 millones en efectivo. A medida que el traficante se involucró más, dijo López Nájera, también brindó apoyo de otras maneras: durante las últimas semanas de la carrera, López Obrador viajó dos veces al estado de Durango para grandes y bulliciosos mítines organizados por Pancho León, a los que asistió el La pandilla hizo grandes donaciones. Uno de ellos fue tan lujoso (con una banda de renombre y miles de partidarios transportados en autobuses desde ciudades y pueblos periféricos) que los políticos rivales exigieron una investigación sobre la financiación de la campaña de León.

La carrera presidencial de 2006 fue un empate. Cuando el tribunal electoral de México declaró vencedor a Calderón por medio punto porcentual, La Barbie se enfureció, dijo López Nájera. Al narcotraficante se le ocurrió un plan improvisado para secuestrar al presidente del tribunal y obligarlo a revertir la decisión. Se envió un convoy de hombres armados para asaltar el tribunal, y regresaron sólo cuando descubrieron tropas del ejército protegiendo el área.

Habiendo insistido en que él era el legítimo ganador, López Obrador reunió a miles de sus partidarios en la Ciudad de México para una una sentada que duró meses y que cubrió una franja del centro colonial de la capital. Según López Nájera, La Barbie donó fondos para ayudar a alimentar a los manifestantes.

Los agentes de la DEA que escucharon el relato de López Nájera entendieron que no sería fácil construir un caso penal, dijeron varios funcionarios. Incluso si pudieran verificar las acusaciones, los casos de corrupción de alto nivel casi siempre eran difíciles de probar. Los funcionarios mexicanos utilizaron intermediarios para aislarse de los traficantes que les pagaban. Los políticos y los criminales a menudo se protegían unos a otros; los testigos que lo corroboraban generalmente se mostraban reacios a testificar.

La mayoría de los delitos relacionados con las drogas también tenían un plazo de prescripción de cinco años. Cuando la investigación comenzó en serio, algunos de los eventos clave que López Nájera describió habían ocurrido cuatro años antes.

El fiscal mexicano que asistió a la entrevista de López Nájera transmitió las acusaciones a funcionarios de mayor rango. En la ciudad de México. Pero el gobierno de Calderón pensó que un caso así tendría demasiada carga política antes de las elecciones de 2012, dijeron ex funcionarios.

Los agentes de la DEA tuvieron mejor suerte con el Distrito Sur de Nueva York, la poderosa fiscalía federal con sede en Manhattan. La jefa de la unidad internacional de narcóticos de la oficina, Jocelyn Strauber, les dijo que pensaba que valía la pena seguir adelante con el caso, dijeron funcionarios actuales y anteriores. Strauber, que ahora dirige el Departamento de Investigaciones de la ciudad de Nueva York, declinó hacer comentarios.

Si bien el Distrito Sur rara vez se había ocupado de casos de corrupción de drogas en México, la determinación de Calderón de trabajar más estrechamente con Estados Unidos dio a los investigadores alguna esperanza. Los agentes estadounidenses tenían mayor libertad que nunca para operar en México; Las operaciones conjuntas contra los traficantes se habían convertido en algo común. Las agencias policiales y de inteligencia estadounidenses habían ayudado a las autoridades mexicanas a arrestar o matar a figuras destacadas de algunas grandes mafias de la droga, incluida la organización Beltrán Leyva. En mayo de 2010, México finalmente extraditó a Mario Villanueva, ex gobernador del estado de Quintana Roo, quien finalmente se declaró culpable en Nueva York de canalizar más de 19 millones de dólares en sobornos de traficantes a través de cuentas estadounidenses.

Los investigadores también reconocieron que López Nájera presentaba una oportunidad inusual. Aunque había estado fuera de México por más de dos años, pensaron que podría conectarlos con Soto, el ex agente de campaña de López Obrador a quien le había entregado donaciones en 2006.

Soto era un Consultor de negocios sociable y emprendedor con ambiciones políticas propias. Había trabajado dentro y fuera del gobierno, encontrando ángulos y solucionando problemas con la burocracia. López Nájera dijo que se habían hecho amigos y que Soto lo había ayudado con tareas no relacionadas con la campaña: actuar como testaferro para la compra de un apartamento en el elegante barrio Polanco de la Ciudad de México y ayudarlo a alquilar una oficina y alquilar un segundo apartamento que La Barbie a veces se usaba en visitas a la capital.

Según López Nájera, Soto también le había presentado a miembros del equipo de seguridad de la campaña de 2006, conexiones que luego resultaron útiles cuando algunos de los hombres pasaron a la seguridad del gobierno. trabajos. En un momento, recordó López Nájera, Soto le dijo que podría estar interesado en ganar dinero con el tráfico de drogas si surgiera la oportunidad adecuada.

Mientras López Obrador preparaba su segunda candidatura a la presidencia, Soto se mantuvo cerca de Mollinedo, quien todavía estaba entre los ayudantes más confiables del candidato, dijeron los funcionarios.

“Nico”, como se conocía a Mollinedo, era una especie de celebridad mexicana. Dondequiera que había ido López Obrador durante sus cinco años como alcalde de la Ciudad de México, Mollinedo había estado a su lado, al volante del sedán Nissan blanco que López Obrador convirtió en un símbolo de su desprecio por los excesos tradicionales de la política mexicana. El padre de Mollinedo había sido un amigo cercano y partidario de López Obrador desde sus días como joven activista en su estado natal de Tabasco.

Mollinedo también había sido objeto de uno de los primeros grandes escándalos políticos de López Obrador, que Estalló en 2004 con informes de que el conductor del alcalde ganaba el salario de un subsecretario del gabinete municipal. López Obrador restó importancia a “Nicogate”, como lo llamaban los periódicos, pero dejó en claro que Mollinedo era mucho más que un chofer. Era el asistente personal y coordinador de logística del alcalde y trabajaba con su equipo de seguridad. Mollinedo también actuó como guardián en ocasiones, filtrando a las personas y las propuestas que clamaban por la atención del alcalde.

Ver:   Esta guerra no tiene como objetivo la liberación de Palestina: @Temoris

A principios de 2010, una serie de funcionarios mexicanos habían sido arrestados por el testimonio de López Nájera, incluido un ex alto funcionario de la droga. fiscal y varios altos funcionarios policiales y militares. Sin embargo, su identidad seguía siendo un secreto bien guardado y confiaba en que Soto creía que todavía estaba trabajando para los narcos. Se habían reunido por última vez en San Diego a finales de 2009, cuando agentes de la DEA grabaron su conversación sobre si Soto podría querer participar en uno de los negocios de drogas que López Nájera dijo que estaba organizando.

Tenía sentido que López Nájera podría estar expandiéndose por su cuenta. La Barbie se había quedado con los hermanos Beltrán Leyva en lo que había sido una guerra de dos años con otras facciones del Cartel de Sinaloa. Pero ahora, mientras los sinaloenses tomaban la delantera, La Barbie y los Beltrán Leyva estaban peleando entre sí. La violencia apareció en los titulares casi todos los días.

Mientras los agentes escribían sus mensajes, López Nájera comenzó a enviar mensajes de texto a Soto, dijeron funcionarios familiarizados con el caso. En julio de 2010, se conocieron en un hotel de Hollywood, Florida. Acompañado por un agente encubierto de la DEA que se hizo pasar por un proveedor colombiano de cocaína, López Nájera expuso su discurso: Tenían algunos acuerdos en marcha. Quizás necesiten inversores. La recompensa sería grande.

Soto dijo que estaba interesado.

Semanas después de la reunión en Florida, Soto voló a la frontera entre México y Estados Unidos para discutir un posible acuerdo con el supuesto colombiano. traficante y otro agente encubierto en McAllen, Texas. Cuando regresó a McAllen en octubre, los dos agentes encubiertos le dijeron que tenían 10 kilos de cocaína listos para él. Pero Soto se resistió, dijeron personas familiarizadas con el caso, insistiendo en que no estaba listo para vender las drogas en los Estados Unidos.

Necesitando alguna manera de atraer a Soto nuevamente a su plan, los agentes encubiertos lo presionaron. para salvaguardar la cocaína durante varios días hasta que pudieran enviarla a otro comprador. Como recompensa le darían un kilo, valorado en unos 20.000 dólares. Las drogas estaban en un auto estacionado cerca, dijo uno de los agentes, entregándole a Soto un juego de llaves del auto. (No había cocaína real). La conversación fue grabada en su totalidad.

En algún momento después de las 2 en punto de la mañana siguiente, Soto regresó a su habitación en un Courtyard Marriott. Los agentes de la DEA estaban esperando.

En el lado equivocado de la frontera, sin abogado ni conexiones políticas, Soto no tardó en aceptar cooperar. “No era el tipo de persona que estaba dispuesto a ir a la cárcel”, dijo un funcionario familiarizado con el caso. Más tarde ese día, después de que Soto renunció a su derecho a ser procesado en Texas, lo llevaron en avión a la ciudad de Nueva York en un avión comercial, atrapado entre un par de agentes en la última fila.

Soto se convertiría a partir de entonces en un agente Fuente confidencial de la DEA, conocida en el expediente del caso como CS-1. A solicitud de la DEA, ProPublica acordó no identificarlo a él ni a otras fuentes en el caso. Sin embargo, Soto fue nombrado en un artículo en español sobre el caso publicado por DW News, la cadena de televisión estatal alemana.

Después de reconocer inicialmente los mensajes de un reportero de ProPublica , Soto no respondió a preguntas detalladas sobre su papel en la investigación estadounidense.

A lo largo de varias entrevistas con fiscales del Distrito Sur, Soto confirmó que había recibido dos entregas de efectivo de López Nájera para la campaña de 2006. y que una tercera entrega había sido realizada por otro enviado de La Barbie. Soto dijo que las tres contribuciones ascendieron a algo menos de los $2 millones que López Nájera había reclamado, una discrepancia que los agentes atribuyeron a la costumbre de desnatar. Soto dijo que entregó el dinero a Mollinedo, dijeron personas familiarizadas con el caso.

En Nueva York, Soto consultó con un abogado designado por el tribunal antes de aceptar los términos del gobierno: si continuaba trabajando en secreto y Si hablaba sinceramente con los investigadores, se le permitiría regresar a México. Su condena penal permanecería sellada y eventualmente sería sentenciado al tiempo que había “cumplido” bajo custodia federal: los varios días que pasó en McAllen y Nueva York. Soto fue llevado ante un juez federal y se declaró culpable de un solo cargo de conspiración para distribuir cocaína.

Los funcionarios estadounidenses entendieron que el acuerdo planteaba serios riesgos. Si Soto informara a sus colegas en México que le estaban pidiendo que les tendiera una trampa (o incluso si simplemente dejara de devolver las llamadas telefónicas), la única ventaja de los estadounidenses sería exponer su declaración de culpabilidad y tal vez emitir una orden internacional para su arresto. Pero Soto podría exponer su investigación.

El plan de los agentes era confirmar las pruebas que habían reunido sobre las donaciones de los traficantes en 2006 y luego recrear una versión de ese esquema con el incipiente gobierno de López Obrador en 2012. campaña, esta vez con dispositivos de grabación instalados. Llamaron a la investigación “Operación Polanco”.

Para desplegar a Soto en el extranjero como fuente encubierta o “fuente de nombre protegido”, en el léxico de la agencia, la DEA tuvo que presentar su informe de investigación. plan a un grupo de funcionarios de la Justicia y la DEA conocido como Comité de Revisión de Actividades Sensibles. Un SARC (pronunciado “sark”) es un proceso de selección similar a un escuadrón antiexplosivos legal. Los paneles examinan operaciones encubiertas que involucran la entrega de drogas o dinero a traficantes o el ataque a funcionarios extranjeros corruptos; los abogados intentan desactivar los planes que podrían hacer estallar al departamento.

Aunque apuntar a la campaña de López Obrador era una propuesta de alto riesgo, la SARC aprobó provisionalmente el plan a finales de 2010, dijeron funcionarios. Los agentes y fiscales tendrían que regresar al comité al menos cada seis meses para una revisión adicional, y el escrutinio se intensificaría a medida que avanzaran.

Los agentes querían ir a lo grande. Propusieron ofrecer a la campaña cinco millones de dólares en efectivo a cambio de promesas de que un gobierno de López Obrador dejaría en paz a los traficantes. Si Mollinedo u otros miembros de la campaña estaban de acuerdo, los agentes ofrecerían un pago inicial, tal vez 100.000 dólares. Luego entregarían el dinero para obtener pruebas contundentes de la complicidad de la campaña.

Algunos funcionarios estadounidenses pensaron que era un momento propicio para un caso así. En agosto de 2010, los marines mexicanos tenían capturó a La Barbie. Dos semanas después, detuvieron a El Grande, su lugarteniente, que había asistido a la reunión de 2006 en Nuevo Vallarta. Ambos hombres habían sido acusados de cargos federales en Estados Unidos y, de ser extraditados, podrían verse incitados a cooperar a cambio de una reducción de sus sentencias. En una breve conversación después de su captura, El Grande le dijo a un agente de la DEA que estaba dispuesto a compartir información sobre funcionarios mexicanos corruptos, pero sólo después de que lo trasladaran a Estados Unidos, según muestran documentos revisados por ProPublica.

Pero Incluso cuando se reunieron nuevas piezas de la investigación, la administración Obama estaba cada vez más preocupada por las consecuencias de otra operación encubierta, lo que se conoció como “Rápido y Furioso”. Sin informar a los funcionarios mexicanos, agentes de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos del Departamento de Justicia permitieron que cientos de armas de alto poder fueran enviadas ilegalmente a México para poder rastrearlas hasta llegar a manos de bandas de narcotraficantes. Sin embargo, el rastreo fracasó y las armas fueron posteriormente vinculadas con tiroteos que mataron o hirieron a más de 150 mexicanos, así como con el asesinato de un agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos. El gobierno de Calderón estaba indignado y las tensiones parecieron amenazar una vez más la cooperación bilateral.

“Las cosas pasaron a un nivel diferente de escrutinio después de Rápido y Furioso”, dijo un ex funcionario del Departamento de Justicia. “En ese momento, todo el mundo estaba en modo de autoconservación”.

Aun así, los funcionarios estadounidenses tenían algunas razones para esperar que los líderes de México aprobaran (y mantuvieran en secreto) su investigación. Su objetivo final, López Obrador, era el odiado rival político de Calderón. El jefe de la DEA en Ciudad de México informaría al jefe de inteligencia del presidente, a quien consideraba particularmente digno de confianza, y le pediría que discutiera el caso sólo con Calderón.

La siguiente fase de la investigación comenzó bien. Los agentes de la DEA supieron que el empresario que había acompañado a Pancho León a la reunión de Nuevo Vallarta de 2006 viajaba a Las Vegas. Al ser confrontado por agentes en el Bellagio Hotel & Casino, el empresario confirmó gran parte de lo que habían dicho Soto y López Nájera. Incluso mencionó un detalle llamativo que había notado López Nájera: en la reunión de 2006 en Nuevo Vallarta, León le había hecho un regalo a La Barbie. Al enterarse de que el traficante coleccionaba relojes, trajo un Patek Philippe de 20.000 dólares como muestra de su respeto.

Los fiscales inicialmente pensaron que no tenían pruebas suficientes para arrestar al hombre, por lo que los agentes lo dejaron regresar a casa. después de que prometió declarar como testigo en cualquier juicio penal futuro. Los investigadores no tenían esperanzas de llegar a León: en febrero de 2007, meses después de perder su carrera por el Senado, desapareció, la rumoreada víctima de un asesinato de la mafia de la droga.

Ver:   Acapulco quedó destruido en las zonas más pobres

En la Ciudad de México, agentes de la DEA ensayaron a Soto, le colocaron un dispositivo de grabación y, en abril de 2011, lo enviaron para hablar con Mollinedo. Fue un desastre. “Estaba aterrorizado”, recordó un exfuncionario. No estaba claro si Soto manejó mal el equipo o lo apagó deliberadamente, pero regresó con una grabación truncada que a menudo era ininteligible debido al ruido de fondo.

Un segundo intento el mes siguiente produjo aproximadamente una hora de cinta. . De esa conversación quedó claro que Mollinedo sabía sobre la transacción de 2006, dijeron personas familiarizadas con el caso. Parecía preocupado por dos ex miembros del equipo de seguridad de la campaña, que habían sido encarcelados recientemente y podrían ser presionados a revelar lo que sabían sobre las contribuciones de los traficantes. Los funcionarios dijeron que Mollinedo también mencionó a amigos en la oficina del fiscal general de México que podrían ayudar a protegerlo a él y a Soto.

Aunque estaba claro que los dos hombres estaban hablando de las donaciones de 2006, Soto no presionó a Mollinedo para que fuera más explícito o para incriminarse más directamente. “Él nunca dijo: ‘No sé de qué estás hablando’ o ‘No conozco a ninguna de esas personas’. No se dijo nada que lo absolviera”, dijo un ex funcionario sobre Mollinedo. “Pero la cinta no refrescó la conspiración tanto como era necesario”.

En una entrevista, Mollinedo negó haber recibido alguna vez donaciones de narcotraficantes y cuestionó la idea de que López Obrador alguna vez toleraría tales donaciones. corrupción. “No manejamos dinero”, dijo, refiriéndose a su equipo de logística, y agregó que solo manejaba fondos que le daban para gastar en transporte y otros gastos de campaña.

Después de repasar las grabaciones, el Los fiscales de Nueva York se sintieron decepcionados, dijeron ex funcionarios. Para un caso tan delicado y arriesgado, sintieron que las pruebas debían ser casi irrefutables. No obstante, los agentes propusieron seguir adelante con la operación encubierta dirigida a Mollinedo y otros colaboradores de López Obrador. La forma en que procedieran a partir de ahí (y si persiguieran a López Obrador y otros políticos en su órbita) dependería de lo que aprendieron los agentes.

Cuando el SARC se reunió para revisar el caso nuevamente, justo antes del Día de Acción de Gracias de 2011, Funcionarios de Justicia y de la DEA en Washington, DC, estuvieron unidos por videoconferencia con agentes de alto rango de la DEA en Ciudad de México y Nueva York. Esta vez, sin embargo, las preguntas fueron más agudas, dijeron varias personas familiarizadas con la reunión. Incluso si los funcionarios de la embajada de Estados Unidos informaran sólo a funcionarios mexicanos de confianza, la información podría filtrarse fácilmente, dijeron algunos funcionarios, y podría ser explosiva.

Los representantes de la DEA en la reunión enfatizaron que no buscaban afectar al gobierno mexicano. elección, dijeron funcionarios familiarizados con la reunión. Pero también señalaron que si México eligiera a un presidente que llegara al poder endeudado con poderosos narcotraficantes, las consecuencias podrían ser catastróficas para la asociación de aplicación de la ley de los dos países.

No mucho tiempo después de la reunión , se cortó el enlace de video a la Ciudad de México, algo común con la tecnología de la época. Sin el grupo principal de la DEA trabajando en el caso, el tono de la discusión cambió, dijeron dos personas presentes. Los abogados del Departamento de Justicia hablaron sobre los enormes riesgos de la operación, las pruebas inciertas y las todavía volátiles consecuencias del escándalo Rápido y Furioso, que había llevado a algunos republicanos en el Congreso a pedir la renuncia del Fiscal General Eric Holder.

Los agentes y fiscales se enteraron de la decisión de la SARC días después: la operación estaba siendo cerrada.

En mayo de 2012, el gobierno mexicano extraditó a El Grande. Cuando los agentes pudieron preguntarle en suelo estadounidense sobre las donaciones a la campaña de López Obrador, confirmó que La Barbie las había hecho después de la reunión en Nuevo Vallarta, dijeron dos funcionarios.

La estrella de López Nájera como Jennifer en la Operación Limpieza duró poco.

Cuando el gobierno de Calderón fue reemplazado en diciembre de 2012, no fue por López Obrador y su alianza izquierdista sino por el Partido Revolucionario Institucional, o PRI, el partido político partido que había mantenido al país bajo un control corrupto y autoritario durante más de 60 años, hasta el año 2000. El nuevo presidente, Enrique Peña Nieto, rápidamente abandonó la estrecha cooperación policial de su predecesor con Estados Unidos. Parte de ese cambio fue un esfuerzo del fiscal general de Peña, Jesús Murillo Karam, para menospreciar y revertir los procesamientos de funcionarios corruptos por parte de la administración anterior.

Según tres funcionarios familiarizados con los eventos, los fiscales mexicanos continuaron entrevistando a López Nájera en Estados Unidos, pero ahora buscaban explotar vacíos y contradicciones en su testimonio. Le pidieron que corroborara nuevos detalles de los acontecimientos que había descrito, a veces sugiriendo fechas específicas, sólo para que otros testigos presentaran coartadas para las fechas que López Nájera había confirmado.

Una avalancha de noticias mexicanas, muchas de ellas impulsado por aparentes filtraciones del gobierno, atacó a López Nájera como un mentiroso bien pagado del régimen anterior. Proceso, la revista de investigación líder en el país, reveló su identidad con una fotografía de portada que, según funcionarios estadounidenses, provenía de la fiscalía general de México. Prácticamente todos los funcionarios encarcelados en la Operación Limpieza fueron liberados después de que se retiraron los cargos en su contra.

Lo que no se hizo público fue que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley estadounidenses adoptaron la opinión opuesta. Si bien notaron que López Nájera había sido inconsistente o equivocado en algunos puntos de sus declaraciones, casi todo lo demás que les había dicho se mantuvo. Entonces, incluso cuando López Nájera se convirtió en un símbolo en México de las fallas del sistema de justicia, la DEA lo consideró creíble y continuó trabajando con él.

Incluso antes de que López Obrador asumiera el cargo en diciembre de 2018, los funcionarios estadounidenses comenzaron a revisar información de la investigación de la DEA como parte de su esfuerzo por evaluar la voluntad del nuevo presidente de trabajar con ellos contra las mafias, dijeron personas informadas sobre el esfuerzo. Pero el nuevo líder mexicano pronto respondió él mismo a esa pregunta.

Primero dejó de lado a los equipos de comando mexicanos que habían sido el socio más confiable de las agencias de inteligencia y aplicación de la ley de Estados Unidos. Luego cerró una unidad de policía federal que la DEA había entrenado y examinado para trabajar con los estadounidenses en grandes casos de drogas.

Cuando los agentes de la DEA arrestaron a un ex ministro de defensa mexicano, Gen. Salvador Cienfuegos Zepeda, acusado de corrupción de drogas en octubre de 2020, López Obrador se volvió aún más contundente contra la agencia. Mientras el alto mando militar presionaba al presidente para que actuara en defensa de Cienfuegos, los funcionarios mexicanos dejaron en claro que la cooperación antidrogas estaba en riesgo. Después de que el fiscal general de Estados Unidos, William Barr, abandonara el caso y repatriara al general, López Obrador declaró “muerto” el acuerdo de Mérida e impulsó nuevos límites estrictos sobre cómo los agentes estadounidenses podían operar dentro de México.

La larga trayectoria de López Obrador Las promesas de llevar a cabo una cruzada contra la corrupción política no han producido casi ningún resultado significativo. Aunque al principio de la administración se anunciaron algunos cargos de corrupción (casi todos contra adversarios políticos del presidente), casi ninguno fue procesado con éxito.

Sin embargo, López Obrador sí cuestionó el descrédito de la Operación Limpieza por parte de la administración anterior. arriba. En agosto de 2022, su gobierno arrestó a Murillo Karam acusado de ayudar a encubrir las desapariciones de 43 estudiantes en 2014 en el estado de Guerrero. Meses después, el gobierno anunció que el ex fiscal general también enfrentaría cargos de corrupción en relación con más de 1,3 millones de dólares en ingresos ocultos y contratos ilícitos de los que se decía que se había beneficiado durante su mandato. Murillo Karam ha negado los cargos.

El ex colaborador cercano del presidente, Mollinedo, abandonó el lado de López Obrador después de la campaña de 2012 para dedicarse al negocio. Más tarde se unió a Soto para intentar establecer un nuevo partido político centrado en el medio ambiente. El esfuerzo fracasó al cabo de un año.

Mollinedo dijo a ProPublica que sigue siendo profundamente leal al presidente. Aunque él y su familia han sido acusados de enriquecerse desde sus conexiones políticas, dijo que sus esfuerzos comerciales han sido totalmente honestos.