Simulación, automatización y coordinación. Una mirada a la conversación en Twitter en El Salvador previo a las elecciones presidenciales

Luego del trabajo realizado con la #AlertaBot para BuzzFeed News en México –durante las elecciones presidenciales pasadas– recibí un mensaje de un grupo de periodistas de El Salvador que me pedían ayuda y asesoría para analizar la conversación política en Twitter en aquel país  rumbo a su proceso electoral donde elegirán un nuevo presidente.

Accedí a realizar un análisis y una investigación de la interacción de algunas cuentas, entre ellas las del presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén (@sanchezceren) y del candidato favorito para ganar las elecciones, Nayib Bukele (@nayibbukele). También la del inolvidable partido mostrado en la película de Oliver Stone, ARENA. (@ARENAOFICIAL). La captura de datos ocurrió entre el 20 de Octubre y el 23 de Noviembre de 2018.

La investigación comenzó muy ambiciosa, analizando más de una docena de cuentas de Twitter, sin embargo conformé iba capturando y analizando la información, me di cuenta que ante lo que iba encontrando, teníamos que ir reduciendo los alcances del proyecto ,pues me veía abrumado por la cantidad de muestras de mensajes automatizados y coordinados que iba hallando. Teníamos que centrarnos en lo más importante.

Al final solo elaboramos un diagnóstico, que es el que presento en parte aquí, y que ante el potencial e importancia que tiene una investigación de largo aliento –y ante la cercanía de las elecciones presidenciales– es importante llamar la atención de investigadores, periodistas y medios de todo el mundo ante la que puede ser uno de los procesos más manipulados en su conversación en Twitter de los tiempos recientes.

¿Por qué puede ser uno de los procesos electorales más manipulados en redes sociales?

En los 10 años que llevo analizando tendencias, uso de bots y manipulación de la conversación en Twitter, el caso más grande que he encontrado fue en diciembre de 2014 cuando varios tuiteros mexicanos notaron que el 5 de diciembre de ese año desapareció un Trending Topic que llevaba más de 25 días como tendencia global. Hablo de #YaMeCansé que fue originado como una protesta en contra de la «verdad histórica» promovida por el gobierno de Enrique Peña Nieto para explicar la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

En ese entonces encontré un ejército de 75,000 cuentas automatizadas que lograron echar abajo a un Trending Topic como #YaMeCansé que llegó a ser tuiteado por más de 7 millones de personas. 

Fue un escándalo. La noticia llegó a los medios nacionales e internacionales y las consecuencias por haberlo denunciado me costó la salida del país varias veces por amenazas.

Un ejército de 75,000 cuentas de Twitter –que pudieron ser más puesto que Twitter tiene un límite para el análisis de tweets– era un escándalo. Sí con la inteligencia que tenía en ese entonces, donde por filtraciones sabia que un equipo de personas que manejaban cuentas de bots podían coordinar máximo 150 cuentas de Twitter, hacer números era una locura. Tenían que tener una gran logística y operar desde un gran centro, una casa o instalación especial para realizar semejante operación. Con el tiempo el trabajo de Andrea Noel al respecto en Reply All nos ha ido aclarando varias cosas de cómo se realizaban esas inmensas operaciones de manipulación digital. 

En una primer muestra que realicé en noviembre pasado sobre la conversación en El Salvador de 500,933 tweets encontré que aproximadamente 40,846 mensajes provenían de cuentas que podían ser de fuentes automatizadas, que tenían rastros de coordinación –que es cuando en un troll o net center, varios operadores se ponen de acuerdo para tuiteara al mismo tiempo o dando retuits a una cuenta más grande– y además cumplían en una buena medida con las características de cuentas durmientes: de reciente creación y/o pocos seguidores dando retuits coordinados.

Dejando claro que aun falta analizar a fondo esta muestra, encontrarse con cerca del 9% de los mensajes probablemente automatizados y/o coordinados en la conversación política de un país merece un llamado de atención y de observación por parte de la comunidad internacional. En mi trabajo en México en todos años ha sido difícil encontrar más allá del 4% o 5% de la conversación manipulada. Logísticamente no me imagino cómo podría hacerse más allá en un país de 129 millones de habitantes.

Pero en un país con las dimensiones de El Salvador es preocupante que esto pueda ser posible.

Coordinación oficial: @sanchezceren

Lo primero que me llamó la atención fue la enorme cantidad de amplificación de los mensajes mencionando a la cuenta del presidente de la República Salvador Sánchez Cerén (@sanchezceren) desde cuentas oficiales usando TweetDeck, una práctica que es penalizada por Twitter:

En la gráfica de red, podemos ver una muestra de la amplificación de estas cuentas oficiales. Esto puede simular con la cantidad de retuits un apoyo que no es real.

En esta muestra de tweets vemos dos comunidades, en azul cuentas relacionadas con el partido oficial Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN), y en violeta, una buena cantidad de cuentas oficiales.

 

En la comunidad color violeta vemos un enorme «lazo» desde la cuenta @Presidencia_SV que amplifica las menciones a @sanchezceren:

Y esta cuenta de la presidencia, es a su vez amplificada por una red más pequeña de cuentas en su mayoría oficiales:

Los ejemplos anteriores corresponden solo a unos cuantos días de todo el mes que estuve capturando las menciones a @sanchezceren. En total en todo el periodo encontré que poco más del 9% de las menciones al presidente vienen de tweets coordinados con TweetDeck:

Como dato curioso encontré los rastros de un comunidad que me he topado en el pasado que actúa en todo América Latina y España que se dedica al ataque de gobiernos de izquierda (B).

La coordinación al amplificar cuentas de Twitter, en este caso oficiales usando TweetDeck es una práctica poco ética, pues puede simular el apoyo a los mensajes institucionales cuando en realidad son las propias cuentas que se aplauden entre sí.

Batalla coordinada y automatizada: @Nayibbukele vs @ArenaOficial

Al analizar las menciones del candidato favorito a ganar las elecciones en El Salvador, Nayib Bukele encontré un auténtico ejército coordinado apoyado en cuentas que parecen ser bots o cuentas durmientes (reciente creación, 0-100 seguidores, solo dan retuits) defendiendo al candidato en lo que en esta primera mirada califiqué de batalla digital (A):

La batalla principalmente contra cuentas de apoyo de igual forma coordinada y probablemente automatizada simpatizantes del partido @ARENAOFICIAL:

Para muestra un botón, falso apoyo a @nayibbukele:

En este tweet nos encontramos que cuentas de entre 0 y 100 seguidores de forma coordinada amplifican el mensaje con los resultados de la encuesta:

Cuentas de reciente creación, pocos seguidores, dando mayoría de retweets a las cuentas mencionando a Nayib. Un ejemplo de coordinación para amplificar:

Cuenta de reciente creación, pocos seguidores, dando retuits constantemente a la cuenta de Nayib

 

Cuenta de reciente creación (2018), pocos seguidores.

Otro ejemplo de coordinación amplificando las menciones a @nayibbukele:

En el caso de @ARENAOFICIAL encontramos el mismo comportamiento: retuits masivos desde cuentas con pocos seguidores, de reciente creación, con perfiles partidistas. Cumpliendo una o varias de estas características:

En el tweet anterior vemos que una buena parte de las interacciones provienen de cuentas entre 0 y 100 seguidores:

El perfil es el mismo:

Cuentas de reciente creación, perfil partidista…
Reciente creación, retuits coordinados.

Un llamado a la observación internacional

Esto es apenas una muestra de la coordinación, la simulación de apoyo y automatización. Y lo más grave, de la contaminación de la conversación en Twitter en el El Salvador a unos días de las elecciones presidenciales. Desde todos los frentes.

Una falsa realidad del panorama promovida desde decks, bots y trolls puede alterar la libre elección de los votantes salvadoreños. 

En esta primera mirada de la que se debe analizar más, al igual que con el análisis del 1-O  y el 21D en Cataluña, hago un llamado a periodistas, investigadores y especialistas a dar una mirada al proceso electoral en El Salvador y el uso de las redes sociales. Que puede, por lo encontrado en este diagnóstico, ser uno de los procesos presidenciales más manipulados en redes sociales.

Alberto Escorcia

Coordinador de @LoQueSigue_

Enero de 2019