Skip to content

20 de noviembre Revolución Mexicana: ¿Qué cambios se lograron?

20 noviembre, 2021

La Revolución Mexicana fue un conflicto armado que inició el 20 de noviembre de 1910, como consecuencia del descontento popular hacia la dictadura de Porfirio Díaz.

Algunos de los beneficios que resultaron de la Revolución mexicana son visibles incluso en la actualidad. Estos van desde la concientización de derechos sociales hasta logros económicos, culturales y políticos.

México era un país estable económico y políticamente, sin embargo, los estratos más bajos la pagaron muy caro, sobre todo aquellos que se oponían al gobierno de Díaz. Desde la clase social trabajadora se levantaron varios líderes entre los que resaltan Emiliano Zapata y Francisco Villa, ambos guerreros que lucharon para defender a los pueblos pequeños, agricultores, obreros y todos aquellos quienes no tenían “protección”.

La Revolución Mexicana terminó en 1920 con la llegada del llamado Grupo Sonora al poder, integrado, entre otros, por Adolfo de la Huerta, Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles.

De esta lucha surgieron grandes beneficios en distintos aspectos que van desde lo económico hasta lo social:

Políticos

Uno de los principales beneficios de la Revolución mexicana fue la “aniquilación” de la oligarquía militar que terminó resultando en un atraso para México durante el siglo XX. Mientras otros países de Latinoamérica sufrían dictaduras en la década de los sesenta y ochenta, México no sufrió ningún tipo de control militar.

Sociales

Los beneficios sociales que dejó la Revolución mexicana son amplios y se pueden observar hasta el día de hoy. Desde la seguridad, al acceso de los servicios médicos, el seguro social y la educación pública. Sirvió también para la creación del INFONAVIT (Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para Trabajadores).

Económicos

Hubo una “fragmentación” del mercado nacional, pero la revolución no abandonó el modelo de crecimiento económico que había tenido éxito en la época. Si bien es cierto que fue duro al principio, se les otorgó más libertad a los agricultores. La industria y compañías extranjeras siguieron operando bajo el control de los “revolucionarios”, quienes garantizaron derechos laborales a muchos de los empleados.

Derechos ciudadanos

Gracias a la Revolución mexicana hay elecciones libres, situación que no ocurría cuando estaba instaurado el régimen militar. Ahora los ciudadanos pueden votar y ser votados libremente. Otro logro fue la creación de una Constitución justa que regula la vida de los mexicanos.

Educación y muralismo

El aspecto educativo mejoró en la época postrevolucionaria. En los primeros momentos, el mayor proyecto educativo fue el de Venustiano Carranza, quien desapareció la Secretaría de la Instrucción Pública, creada en 1905 por Justo Sierra para federalizar totalmente la educación. Carranza era un convencido absoluto de la libertad de municipio.

A partir del llamado nacionalismo revolucionario, se impulsó la obra artística. Y es que a través de la pintura mural, sobre todo, se comienzan a utilizar las paredes para enseñar historia. Diego Rivera, José Clemente Orozco y otros grandes pintores intelectuales dieron vida al muralismo, un movimiento artístico iniciado en México a principios del siglo XX, después de la Revolución Mexicana.

La Revolución Mexicana nos dejó importantes legados. No obstante, la lucha por la justicia e igualdad social siguen siendo las principales demandas de los movimientos sociales.