Skip to content

Amor eterno; la fotonovela de Marcelo Ebrard y Rosalinda Bueso

3 agosto, 2011

 

Tras la superpoducción de la revista Quién, que convirtió a la nueva novia de Marcelo Ebrard en chica glamourosa, Pateando Piedras decidió, por el bien de México, recuperar uno de los géneros más añejos del repertorio nacional: la fotonovela.

Y la llamaremos Amor Eterno porqué esta es la  dramática historia de un chica bien de Tegucigalpa, Honduras, la dulce Rosalinda, que en un tórrido día deslumbró al ranchero presidente de su tierra, Manuel Zelaya, que lo mandó a la nueva Tenochtitlan para que la joven y no demasiado preparada chica-postín dirigiera su embajada patria allí por julio del 2007. Tras postrarse ante la Guadalupana, su futuro pareció promisorio pero un 28 de junio del 2009 unos hombres realmente malos dieron un golpe de estado contra su presidente-protector y lo mandaron al exilio para pasmo del mundo mundial., y la princesa de la Condesa, sede de la embajada, se quedó sola y perdida.

Al punto que aquellos gorilas hondureños la corrieron de la legación diplomática. Expulsada del cielo, abandonada por todos, le pidió de nuevo a la Guadalupana y de golpe el milagro ocurrió. Un hombre con gafas de nerd y superpoderes probados mandó a sus policías para que le devolvieran su embajada a la bella hondureña. Fue el 22 de julio del 2009 cuando gracias a Marcelo Ebrard, gobernador del Distrito Federal,  volvió a ser embajadora pero poco duró la alegría porqué en un giro dramático de Amor Eterno desapareció de nuevo Rosalinda, quien se perdió por meses en el México profundo para olvidar los sinsabores de la grilla y alejarse tanto de golpistas como de zelayistas que ya no podían llenar el corazón de la dama que seguía soñaba su príncipe azul.

Hasta que Super Marcelo, el hombre que le devolvió la embajada, salió de nuevo al rescate y la puso de asesora en su regalado gobierno. Y de las quincenas y la protección del hombre más poderoso de la Ciudad de México, surgió la chispa del amor y la princesa hondureña se hizo novia del nerd y dicen que, camino al 2012, serán felices y comerán perdices.

Y como esta historia de Amor Eterno tiene todo para enamorar al público latinoamericano y nosotros creemos en la fuerza de este amor que ilumina al pueblo llano, proponemos la primera fotonovela del siglo XXI.  Y ofrecemos en exclusiva esta primera página, la portada-modelo, para que nuestros queridos monopolios mediáticos nos compren la idea y la historia de la bella y la bestia llegue pronto a todos los kioskos de México y el mundo.

Porqué el amor siempre triunfa y los clásicos nunca mueren, nace Amor Eterno. Una producción de Pateando Piedras Networks para los fanáticos de la mejor novela del 2011.