Skip to content

Blog de la semana: Acentos Perdidos

19 agosto, 2010


Se llama Pablo Zulaica, es vasco y vive en la Ciudad de México. Antes de estar aquí, ha vivido en Argentina, Barcelona y en Utrecht. Estudió Publicidad porque la carrera comprendía clases de fotografía, y es publicista-creativo-corrector-copy-reportero, o sea, que se gana la vida escribiendo. Y es, además, el autor de del blog que les recomendamos esta semana, Acentos Perdidos. Este blog se ocupa de la “reinserción de las tildes en la vida pública”, esto es, de poner acentos allí donde faltan. En carteles, espectaculares, anuncios gubernamentales…nadie está a salvo. Aprovechando que Pablo vive en la Ciudad de México, decido contactarlo para que me explique su proyecto de viva voz. Me encuentro con él cerca de la Zona Rosa y me platica sus experiencias en una fondita de la zona frente a un filete de pescado.

¿Cómo acabaste en Ciudad de México?

Fue como un asunto de trata de blancas (se ríe). O más bien de trata de blancos. Nos trajeron a mí y a cinco compañeros desde España para trabajar en una agencia de publicidad. En una reunión para conseguir un proyecto, me di cuenta que todos los creativos que se disputaban el proyecto eran extranjeros. Había un francés, un argentino y dos españoles. Mi jefe me dijo “debes hablar más”. ¿Para qué? Pregunté yo. “Para que te oigan el acento”.

Algo desengañado, no se resistió a abandonar México. Hizo un viaje a Baja California y cambió varias veces de agencia, en busca de nuevos horizontes. Pero no abandonó la Ciudad de México.

¿Cómo comenzó el blog Acentos Perdidos?

Después de haber tenido la idea, todavía la tuve un año en un cuaderno sin decidirme a llevarla a cabo. Un día me dije que si no lo hago nunca sabré qué habría pasado en caso de hacerlo. Y abrí el blog. Al principio usaba el lema te corrijo y te enseño para que no tengas que volver a pagarme. Encima venían las normas de acentuación y abajo mi mail de contacto y la dirección del blog. ¿Se nota que vengo de publicidad, no? De hecho, fue una campaña de guerrilla. Tenía todos los elementos para ser publicidad de guerrilla: era una campaña cercana, barata e inesperada…

Y funcionó…

Fue rarísimo. Nadie me pidió una corrección en un año. Pero empezaron a llamarme desde las agencias para las que había trabajado y salieron trabajos freelance. ¡Di como 150 entrevistas! En todo tipo  de medios y para muchos países. Fue bueno para mí porque aprendí a hablar en público. Me quitó la vergüenza de dar entrevistas y ahora voy más tranquilo. ¡Lo bueno es que tenía un buen jefe, un jefe permisivo que me dejaba salir a dar las entrevistas!

¿Por qué acentos?

Porque hay normas y es más fácil aprendérselo. No es como la confusión entre la c y la s…Sin embargo, soy consciente que no es lo mismo corregir el cartel de una fondita que un anuncio de una gran empresa. No me gusta corregir a gente modesta, porque soy consciente que no han tenido las mismas oportunidades. A veces lo hago, pero siempre pido permiso antes, soy muy respetuoso con eso. Pero las grandes marcas, las grandes campañas…es otra cosa. Se trata de gente que se supone que tiene una buena preparación académica. A ellos no les pido permiso. Simplemente lo hago. Al fin y al cabo, yo digo que la ortografía es una actitud. Y si la tienes, terminas aprendiendo.

¿Y qué has aprendido durante este tiempo?

He aprendido a ser más tolerante. He aprendido por las conversaciones del blog. Por ejemplo, hace poco estuve en Tehuantepec y no puse ni un solo acento, aunque faltaban cientos. A veces la falta de acentos no muestra más que los bajos índices de lectura. Pero como te digo, no es lo mismo una fondita que un anuncio de Coca Cola. Yo solo quiero jugar con la lengua, para mí esto es un juego, un juego viral que se contagia de manera fácil. Y “Acentos Perdidos” ha contribuido mucho en mi desarrollo personal, ahora sé que si crees en algo, puedes lograrlo…

¿Qué repercusión ha tenido tu blog entre la gente?

Eso es quizá lo más bonito. Muchos niños me mandan acentos porque si los publico sus profesores les suben un punto en la nota. Varias escuelas se han implicado en el proyecto, escuelas de Huelva, Jaén, en Argentina, en Texcoco…en Torrelavega unos maestros iniciaron un blog y son muy activos. Al final, mi blog se ha convertido en una herramienta útil para enseñar. Es también una manera diferente de enseñar una norma que en la escuela nos aburría. Y han surgido muchos blogs hermanados desde muchos lugares del mundo.

¿Qué proyectos de futuro tienes?

Acabo de renunciar a mi trabajo en una agencia de Publicidad. Quizá me equivoqué al escoger la carrera de Publicidad, no sé. Pero siempre me digo que si la publicidad no me lleva alto, por lo menos que me lleve lejos…Tengo ganas de hacer mis propios proyectos, de escribir. He escrito un cuento por encargo de la editorial Mondadori y saldrá publicado en noviembre…

¿Nos cuentas un anticipo?

Es un cuento infantil. Un día desaparecen los acentos en una ciudad y ésta se ve sumergida en el caos. Cuatro niños deben resolver el problema para arreglar la situación…se presentará en la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil.

Dirección del blog: www.acentosperdidos.blogspot.com

El blog de Acentos Perdidos participa en los premios 20Blogs de 20 minutos en la categoría de Cultura. Visita el blog, y si te gusta y participas tú también en los premios, ¡no olvides votarlo! Nosotros desde aquí le deseamos mucha suerte.

Altea Gómez

Imagen destacada: Acentos Perdidos

Foto: PateandoPiedras