Skip to content

¿Cómo puedo adelgazar sin poner en riesgo mi salud?

8 abril, 2016

Por Mun

Lo que quieres es sentirte mejor. Ok. La norma número uno es no pesarte a diario. Si estás dispuesto a seguir una dieta para desterrar esos kilos de más y sentirte mejor con tu cuerpo, debes ser paciente. Lo ideal es comprobar si has perdido peso cada quince días. Damos por sentado que eres lo suficientemente inteligente para no caer en esas dietas “milagrosas” (que no existen) y que lo único que harán es perjudicar tu salud. Hay que comer. El cuerpo es tu motor. Si le quitas alimento tu pobre organismo estará funcionando como un coche del año 90 sin gasolina. Estar saludable hoy en día es necesario, ten paciencia y lo conseguirás.

Debes recordar que NO COMER no es una opción. Primero porque te puedes morir. Punto. Segundo porque con suerte aguantas sin comer una semana, y cuando vuelvas a hacerlo el efecto rebote será brutal y engordarás el doble o el triple. Sé maduro, responsable y listo.

Puedes empezar por controlar las calorías que consumes dejando de lado los alimentos con alto contenido en grasas, sobre todo los hidratos de carbono y mantienes las proteínas, verduras y fruta (de esta última, sin abusar). Di no a los dulces. Si tomas café, sustituye el azúcar por edulcorante (también sin abusar).

Los horarios son importantes. Haz un desayuno fuerte. A media mañana puedes ingerir una pieza de fruta. A la hora de comer un almuerzo “disociado”. Te llena y no engorda. Por ejemplo, ensalada y un trozo de pollo o de carne roja para obtener las proteínas necesarias para tu organismo. A media tarde otra pieza de fruta. Y para la cena, que no sea muy tarde ya que por la noche cuesta más hacer la digestión, puedes comer un pescado a la plancha con una verdurita salteada. Si esto te parece demasiado cena dos yogures sin grasa.

Un buen truco a la hora de cocinar es reducir el aceite y la sal. Todo es mejor a la plancha o hervido. Fuera frituras y fritangas.

Si estás de ánimo y dispones de tiempo, camina. Si eres asiduo al deporte, no hay problema, pero si eres de los sedentarios, muévete. Estarás quemando calorías. Así de simple.

Otros trucos para engañar al estómago con algo sano son el té y el café. Ayudan a acelerar tu metabolismo y también queman calorías.

Y recuerda, comprueba cómo va la dieta pesándote cada quince días.

__

Foto: Jenifer Côrrea “Dieta” | Flickr (CC)