Skip to content

Conoce la historia de Paco de Lucía y su amor por Playa del Carmen.

12 enero, 2021

El Caribe mexicano tiene esa magia que atrae a cualquiera que visita sus tierras, tal fue el caso de Paco de Lucía, que fue el mejor guitarrista de flamenco contemporáneo.

Playa del Carmen es un lugar hermoso capaz de cautivar a todo aquel que aprecia las bellezas de la naturaleza, un ejemplo de esto fue Francisco Sánchez Gomes, mejor conocido como Paco de Lucía, artista de la guitarra flamenca reconocido mundialmente por su talento y destreza.

¿Quién fue Paco de Lucía?

Nacido el 21 de diciembre de 1947 en el pueblo gaditano de Algeciras con el nombre de Francisco Sánchez Gómez, considerado el mejor guitarrista de flamenco del mundo. A los siete años tuvo por primera vez contacto con una guitarra de la mano de su padre y luego de su hermano mayor.

Su apodo se originó gracias a su madre portuguesa Lucía Gomes, por el cual era conocido como “Paco, el de Lucía”.  Su mayor fama llegó en la época de los setenta. Entre sus discos más destacados se encuentran: Fantasía flamenca, Recital de guitarra, Cositas Buenas y Lucía.

Luego de su fama, Paco de Lucía decidió alejarse un poco y buscó un refugio para tener mayor tranquilidad. El lugar que escogió fue Playa del Carmen, compró una casa en Xpu Ha y fue el hogar donde pasó sus últimos días, rodeado de sus hijos.

En una entrevista para un documental de su vida, confiesa:

“Hace 30 años, Playa del Carmen era un pueblecito de pescadores con cuatro cabañas, cuatro fruterías y unos cuantos locos que venían de Italia o de España. Era el sitio ideal para relajarme después de la vida que llevo, tan intensa con tantos conciertos y responsabilidades”.

blank

El guitarrista gaditano murió el 25 de febrero de 2014 a causa de un infarto en un hospital de Playa del Carmen. Pero su amor por esta región fue tanto que lo llevó a grabar una canción titulada Playa del Carmen, en la que casualmente la letra tiene que ver con el encanto de estas tierras que fueron las últimas que lo vieron con vida.

“Cuando me pongo a pensá’
Que me tengo que morir
Yo tiro una manta al suelo
Y me pongo a dormí’
Cuando me pongo a pensá
Que me tengo que morir
Yo tiro una manta al suelo
Y me pongo a dormí'”.