Skip to content

Corea del Norte prueba con éxito nuevo misil… ¿Aumentarán las tensiones con EEUU?

14 mayo, 2017
Index

¿Cómo reaccionará Donal Trump?

Se trata de la primera prueba realizada después de las elecciones presidenciales de sus vecinos de Corea del Sur y la primera realizada con éxito luego de los lanzamientos de abril que aumentaron las tensiones con Estados Unidos y provocaron el envío de un portaaviones por parte de Donald Trump a la península.

 (AP Foto/Lee Jin-man)

Retomamos lo publicado en Sin Embargo al respecto:

Corea del Norte realizó hoy un nuevo lanzamiento de prueba de un misil aparentemente balístico, el primero desde el pasado 29 de abril, según informó el Ejército surcoreano.
El régimen norcoreano lanzó el misil a las 5.27 hora local (20.27 GMT del sábado) desde la localidad de Kusong, al norte de Pyongyang, según informó de el Estado Mayor Conjunto (JCS) de Corea del Sur en un comunicado recogido por la agencia local Yonhap.

Las autoridades surcoreanas añadieron que el misil recorrió unos 700 kilómetros antes de caer en aguas del Mar de Japón, por lo que se trataría de una prueba completada con éxito, y consideran que se trata de un proyectil balístico, aunque continúan analizando los detalles del lanzamiento para determinar su tipo.

Se trata del primer test armamentístico de este tipo en dos semanas, y tiene lugar después de que el pasado miércoles asumiera su cargo el nuevo Presidente surcoreano, Moon Jae-in Moon.

Es la más reciente de una serie de pruebas de Pyongyang encaminadas a desarrollar un misil nuclear que pueda llegar hasta Estados Unidos. El gobierno del presidente estadounidense Donald Trump ha dicho que las pruebas son inaceptables y ha oscilado entre amenazas de acciones militares y ofertas para conversar.

Moon llegó al poder tras afirmar durante la campaña electoral que buscaría un mayor acercamiento con Pyongyang y que a la vez mantendría las sanciones que pesan sobre el país por sus ensayos nucleares y con misiles balísticos.

Estos ensayos desencadenaron un período de máxima tensión en la península de Corea, unidos a la posibilidad de que Pyongyang realizara una prueba nuclear y a la dialéctica endurecida de la Administración Trump, que insinuó la posibilidad de realizar ataques preventivos.