Skip to content

EE.UU. se perfila a un #InaugurationDay con el fantasma de una guerra civil rondando: QAnon podría estarse preparando para ‘dar un golpe’ a favor de Trump

19 enero, 2021

Vivimos tiempo distópicos, pues sobre nuestras cabezas, el capitalismo se derrumba ‘con hórrido estruendo’: él ha sido y será su propio verdugo. Esta película comienza con lo que sucedió en el Capitolio durante la ratificación de la derrota de Trump -porque lo que importa de esta historia es la derrota, no la victoria-. Desde ahí, los planes y la misma existencia de QAnon se han hecho de conocimiento público (más).

Lo que pasó de ser un ‘ejército de loquitos de Internet’ ahora sigue siendo exactamente eso, pero con armas y planes que se están confabulando en la deep web y mensajeros con seguridad añadida. Y no olvidemos que muchos de ellos son políticos, policías, militares, ex militares, amas de casa y el mismísimo todavía presidente de los Estados Unidos. El plan de QAnon sí es asegurar la presidencia para Donald Trump, pero esa no es la guerra que quieren comenzar: su enemigo imaginario se llama ‘Estado profundo’.

Este ‘gobierno profundo’ o ‘deep state’ son básicamente todos los que no piensen como ellos; especialmente cuando hablamos de liberales o peor aún, ¡libres! Mujeres feministas, mujeres en general, personas negras, personas asiáticas, personas latinas, etc. Sí, es un grupo conspiranoico, pero sus seguidores son reales y real también es ‘Q’, el anónimo que mueve los hilos. Realmente no se sabe quién es, o si es una persona o más. Se cree que es alguien de dentro del Estado profundo, un doble agente millonario que busca el bien de los buenos patriotas estadounidenses, la decencia, los fetos, el maltrato intrafamiliar y demás jinetes del Apocalipsis redneck.

¿Qué va a pasar el día de la inauguración?

Tanto estadounidenses como el resto del mundo saben, muy en el fondo, que algo va a suceder el día de mañana. algo muy probablemente relacionado con este ejército conspiranoico y el enviado favorito de Q, Donald Trump. Por ahora, Washington se encuentra totalmente sitiada. Un poco de uniformes por acá, un par de metralletas por allá.

Mientras tanto, el FBI decide asegurar que esta no es una amenaza real. Al mismo tiempo, para darle armas a los elementos de la Guardia Nacional, primero se llevó una investigación exhaustiva sobre las afiliaciones políticas de cada uno de los elementos que estarán cuidando la capital. Y desde luego, decenas de ellos resultaron estar ligados a grupos de alt right, por lo que se les negó el acceso a las armas.

¿QAnon tiene infiltrados dentro de las instituciones del orden? Se dice que sí desde que la policía dejó que los manifestantes entraran al Capitolio e incluso se tomaron el tiempo de saludarlos y darles tour por el lugar. No por nada uno de ellos llegó a posar a la oficina de Pelossi; algo que no es cualquier cosa y seguramente -no lo he intentado-, es prácticamente imposible llegar hasta ahí sin que nada suceda, aunque seas parte de una turba bruta.

¿Es una amenaza real? Esta respuesta se sabrá mañana, aunque la sombra de este grupo y de ‘Q’ continúa extendiéndose por el mundo de la mano de esos adorables ‘loquitos’ que tantos memes nos han regalado. Cof-cof, Paty Navidad y seguidores.

https://twitter.com/ghost_vash/status/1351558870582362113

¿Qué va a suceder? ¿Qué es lo que estamos esperando? Nada está claro, además de la idea de que este grupo de personas están ‘alistándose entre las sombras’ para su #1776Again. Esta es una más de las crónicas del fin del mundo que todavía siguen escribiéndose. Que el mundo entero tenga listas las palomitas y las prensas se mantengan prendidas, porque llegan aires de día histórico.