Skip to content

El Calentamiento Global tendría por objetivo la redistribución de la riqueza

20 abril, 2016

Nota: Este articulo de opinión solo refleja la postura del autor.  

Mientras los alarmistas del calentamiento global han hecho un buen trabajo difundiendo el miedo, no han sido tan buenos para ocultar su verdadera motivación.

Sin embargo, otra se ha deslizado y ha revelado el catalizador que está impulsando el susto climático.

Se nos ha dicho desde hace casi tres décadas que el hombre tiene que cambiar su forma o sus emisiones de combustibles fósiles quemarán la Tierra con un calentamiento catastrófico. Científicos, políticos y activistas han mantenido la narrativa que su preocupación es sólo el cuidado de nuestro planeta y sus habitantes. Pero esto simplemente no es verdad.

La narrativa es una treta. Buscan algo totalmente diferente.

Si fueran honestos, los alarmistas del clima admitirían que no están trabajando febrilmente para mantener abajo la temperatura global – ellos reconocerían que son consumidos en su lugar con el objetivo de mantener abajo el capitalismo y establecer un estado de bienestar global.

¿Tiene dudas?

Escuche las palabras del ex funcionario climático de las Naciones Unidas Ottmar Edenhofer :

“Uno tiene que liberarse de la ilusión de que la política climática internacional es política ambiental.

 

Esto no tiene casi nada que ver con la política medioambiental más, con problemas como la deforestación o el agujero de ozono”, dijo Edenhofer, quien co-presidió el Panel Intergubernamental de las Naciones Unidas sobre el grupo de trabajo de Cambio Climático en la Mitigación del Cambio Climático 2008-2015.

Entonces, ¿cuál es el objetivo de la política ambiental?

“Nosotros redistribuimos de facto la riqueza del mundo por medio de la política climática”, dijo Edenhofer.

Para aquellos que quieren creer que tal vez Edenhofer simplemente se expresó mal y realmente no quiere decir eso, consideran que hace un poco más de cinco años también dijo que,

“La siguiente cumbre climática mundial en Cancún es en realidad una cumbre de economía durante la cual se negociará la distribución de los recursos del mundo.”

Desquiciados como son, los comentarios de Edenhofer, sin embargo, van en consonancia con otros alarmistas que han derramado el sucio secreto del movimiento.

 

El año pasado, Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención Marco sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas, hizo una declaración similar.

“Esta es la primera vez en la historia de la humanidad que estamos creando nosotros mismos la tarea de forma intencionada, dentro de un período de tiempo definido, para cambiar el modelo de desarrollo económico que ha estado reinando durante al menos 150 años, desde la revolución industrial” dijo, en previsión de la cumbre del clima de París del año pasado.

 

“Esta es probablemente la tarea más difícil que alguna vez nos hemos dado, que es transformar intencionalmente el modelo de desarrollo económico, por primera vez en la historia humana.”

El plan es permitir a los países del Tercer Mundo emitir más dióxido de carbono como lo deseen – porque, como dijo Edenhofer, “con el fin de enriquecerse uno tiene que quemar carbón, petróleo o gas” – mientras al mismo tiempo restringir las emisiones en avanzada naciones.

 

Esto, por supuesto, asfixia el crecimiento económico en los países desarrollados, pero que merece ese destino, ya que,

“Han expropiado básicamente la atmósfera de la comunidad mundial”, dijo.

El fanatismo es tan profundo que un profesor ha llegado a sugerir que tenemos que sumergirnos en una depresión para luchar contra el calentamiento global.

 

Tal vez Naomi Klein resume mejor de lo que se trata todo el alboroto del calentamiento en su libro “Esto lo cambia todo: Capitalismo contra el clima.”

“¿Qué pasa si el calentamiento global no es sólo una crisis?” Klein se pregunta en una vista previa de un documental inspirado en su libro. “¿Y que si esta es la mejor oportunidad que nunca vamos a llegar a tener para construir un mundo mejor?”

En su mente, el mundo tiene que “cambiar o modificarse” por medio de un “sistema económico” – es decir, el capitalismo de libre mercado – ha causado “escombros ambientales”.

 

Así es como piensa la comunidad alarmista del calentamiento global.

 

Quiere asustar, intimidar y luego asumir el mando. Se necesita una “crisis” para aprovechar, un duende para amenazar a las personas, para que pidan protección contra la amenaza imaginaria.

 

El “mundo mejor” de los alarmistas es aquella en la que ellos gobiernan un estado de bienestar global.

 

Ellos han admitido esto ellos mismos.

Via Investors.com | Traduccion Kauffmann (CC) 3.0