Skip to content

Playa del Carmen ofrece flexibilidad en reservaciones

17 noviembre, 2020

Poder cambiar las fechas de tu reservación es un gran incentivo para volver a viajar en la nueva normalidad pues ha aumentado la probabilidad de que todo cambie.

El 92 por ciento de las búsquedas de viajes por parte de turistas mexicanos, entre marzo y octubre, se enfocan en productos turísticos con reservaciones flexibles que permitan cambios de fechas por la incertidumbre de la pandemia.

“Un gran incentivo para volver a viajar en la nueva normalidad es la flexibilidad de los servicios turísticos y la capacidad de estos para ajustarse a las necesidades actuales de los mexicanos; de esta forma, y en conjunto con los protocolos de sanidad necesarios, podemos hacer que los viajeros se sientan tranquilos al reservar sus viajes”, señaló Alejandro Calligaris, country manager de Grupo Despegar en México.

La compañía Despegar señaló como los destinos nacionales más visitados durante la pandemia, con la opción de realizar cambios, a Cancún, CDMX, Puerto Vallarta, Guadalajara, Monterrey, Tijuana, San José del Cabo y Playa del Carmen, y como internacionales a Nueva York, Las Vegas, Los Ángeles, Miami, Chicago, Houston, Madrid, Buenos Aires, Bogotá y París.

Otro aspecto valorado por los viajeros es que el destino cuente con protocolos de higiene, pues el 87 por ciento planea tomar más precauciones de salud y seguridad al viajar en el futuro, según una encuesta de la plataforma de reservaciones Booking.com.

El 83 por ciento de los turistas nacionales, agrega, viajaría a destinos donde los controles de salud al llegar sean la norma y el 80 por ciento visitaría sitios donde sea obligatorio usar tapabocas en público.

La seguridad y confianza que ofrezca la industria es fundamental, pues el 78 por ciento de los viajeros espera que los proveedores de servicios turísticos detallen las precauciones y protocolos sanitarios implementados. Para el 61 por ciento es imprescindible mostrar las políticas de limpieza e higiene.

Agencias de viajes, aerolíneas, hoteles, rentadoras y parques han tenido que modificar sus políticas de flexibilidad para atender las nuevas necesidades de los viajeros en las circunstancias actuales.

Vía El Norte