Skip to content

¿iSatellite? La grandes tecnológicas quieren conquistar el espacio

December 23, 2019

No solo Elon Musk quiere desarrollar una red de satélites en el espacio, también Apple quiere la suya. Algo que puede desarrollar una auténtica guerra por dominar el espacio.

Lanzamiento de un satélite de la red Starlink de Elon Musk (CC) | Flickr

Te compartimos un fragmento del blog de Enrique Dans sobre esta carrera espacial que ya comenzó

Según Bloomberg, Apple tiene desde hace tiempo un equipo dedicado al desarrollo de una red satelital, que competiría con otras muchas iniciativas similares, en particular con las de SpaceX o Amazon. Si algo parece claro, es que los años 20 van a ser los años del satélite, que su presencia se convertirá en mucho más habitual en el cielo nocturno y desesperará a los astrónomos, y que quien se descuide en esta carrera se podrá encontrar de la noche a la mañana con complicaciones muy importantes.

Lanzar satélites en la órbita baja terrestre es una tarea que se ha hecho mucho más accesible en los últimos tiempos, lo que permite imaginar desde modelos de negocio basados en el satélite como servicio, hasta nuevas propuestas en acceso que puedan generar disrupción en las empresas de telecomunicaciones. SpaceX tiene ya planificados unos doce mil satélites en tres órbitas distintas, Amazon ha pedido permiso para lanzar 3,236 más, y una amplia gama de compañías como Telesat LEOSES O3BIridium NextLeoSatSamsungOneWeb pretenden competir también en este espacio, que cuenta ya con sus propias luchas en cuanto a regulación para tratar de limitar los lanzamientos de otros competidores.

  ¿Cómo se ha utilizado la inteligencia artificial (IA) en el periodismo?

La idea de proporcionar conectividad en todos los rincones del planeta desde el cielo es, sin duda, una perspectiva que puede preocupar a las compañías de telecomunicaciones. Si Apple decidiese utilizar una red de satélites propia para conectar y geolocalizar directamente sus dispositivos, podría dar un susto muy importante a estas compañías, sobre todo en aquellos países en los que cuenta con una cuota de mercado más significativa. Para la compañía, podría suponer no solo una vía adicional de ingresos, sino también una llegada al cliente muchísimo más integral y completa, con muchas más posibilidades de servicio.