Skip to content

La magia y encanto de Oaxaca

29 noviembre, 2021

Oaxaca es una ciudad que lanza hechizos con una escena culinaria al rojo vivo, increíbles artes locales, hoteles boutique y un ambiente colonial.

Pero aún más magia proviene de los valles y montañas circundantes, que son el hogar de pueblos indígenas que continúan con tradiciones artísticas centenarias, mercados regionales masivos y caminatas increíbles.

Tapetes, o textiles, están en todas partes en el centro histórico de Oaxaca, pero muchos son imitaciones producidas en masa o se venden a un alto precio. En su lugar, ve 45 minutos hacia el este hasta Teotitlán del Valle, una comunidad indígena que continúa las tradiciones centenarias de tejido de telares zapotecas.

Teotitlán es uno de los centros de producción textil más famosos de México, y los legendarios tapetes que se producen aquí se pueden encontrar en boutiques de todo el país. Los diseños son infinitos, inspirados en los símbolos y patrones zapotecas y sus tierras nativas.

San Martin Tilcajete, Oaxaca

Si has estado en México, es posible que hayas regresado a casa con un alebrije o dos. Aunque los patrones brillantes y las criaturas fantásticas que ves ahora son un desarrollo más moderno, el origen de los alebrijes se remonta a los sueños febriles de Pedro Linares, un indígena oaxaqueño que vive en la Ciudad de México.

San Martín Tilcajete, un pueblo a solo 45 minutos al sur de la ciudad de Oaxaca, se ha hecho un nombre como el centro del diseño de alebrijes en Oaxaca. Los artesanos locales tallan las figurillas de madera sagrada de copal y las pintan con sus patrones icónicos. Entre los muchos estudios de la ciudad, el Taller de Jacobo y María Ángeles se ha convertido en el más conocido, ofreciendo recorridos para visitantes y programas para la comunidad.

Este enorme complejo en los polvorientos márgenes de la ciudad ha estado en funcionamiento desde 1994, y aquí, los artesanos usan copal para tallar tonas (animales del calendario zapoteca) y nahuales (híbridos animal-humano).

El taller también se enfoca en la sustentabilidad en la región, trabajando para preservar las tradiciones agrícolas indígenas y encabezando la iniciativa Palo que Habla, que conserva y replanta copal en la región.

Mercado de Tlacolula

Todos los domingos, los residentes de las ciudades y pueblos de la región se reúnen en Tlacolula de Matamoros para uno de los mercados más grandes del estado. Es un derroche de vistas, sonidos, olores y sabores que hacen que los mercados de la ciudad de Oaxaca se vean mansos, y se puede encontrar a menos de una hora del centro de la ciudad.

Sierra Norte para ver el lado salvaje de Oaxaca

Desde los materiales hasta la inspiración visual, el paisaje de Oaxaca es una parte inextricable del arte, la cultura y la cocina de la región. Lo mejor de todo es que gran parte de los paisajes más hermosos de la región se encuentran a poco más de una hora en automóvil.

Santa Catarina Ixtepeji, en un camino bien pavimentado, pero que provoca vértigo hacia la Sierra Norte, es donde las vistas del desierto se transforman en bosques alpinos. Justo en las afueras del pueblo, el centro de ecoturismo La Cumbre Ixtepeji es una reserva privada con numerosos senderos para todos los niveles, además de ciclismo de montaña y hospedajes sencillos para pasar la noche. Muchos miradores y claros escénicos son excelentes paradas para picnic en el camino.

Un poco más lejos de la ciudad, encontrarás los populares Pueblos Mancomunados. A dos o tres horas del centro de la ciudad de Oaxaca, estas comunidades indígenas montañesas han desarrollado una red bien mantenida de senderos y albergues. Muchos viajeros pasan varios días en la zona, caminando de un pueblo a otro.