Skip to content

La Revoilusión Mexicana

20 noviembre, 2008

Después de 98 años esa guerra entre grupos de poder que duró más de 20 años y que se le puso el mote de Revolución Mexicana se ha vuelto un auténtico mito. Una mentira más en nuestra historia.

En México crecimos con la idea que fue una lucha heroica que liberó al país de todo, hasta del diablo, nos trajo modernidad y la idea de que todo estuvo mejor con el PRI.

Recuerdo los interminables discursos, el confetti y la odiosa Marcha de Zacatecas y el odioso desfile deportivo cada 20 de noviembre. Afortunadamente todo ha ido cambiando aunque no para bien.

Así que para conmemorar esta fecha y para recordarle a los más chavos que la Revolución es más que una avenida o estación del metro, vamos a recordarla en nuestra clásica Breve Historia de México y con algunos mitos y verdades de este suceso histórico:

Mitos y verdades:

La Revolución derrocó a Diaz, Falso. la Revolución derrocó a Francisco I Madero, quien había logrado la renuncia de Diaz con el Plan de San Luis. Zapata se levantó en armas contra Madero por no incluir un reparto de tierras, luego le siguió Villa y así innumerables levantamientos, asesinatos y planes donde el último vencedor fue Álvaro Obregón.

La Revolución trajo el progreso al país, Falso. En realidad fue la Segunda Guerra Mundial y el Presidente Cárdenas lo que detonó la industrialización de México. Durante los años anteriores el todo era caos y desorden, y mucha corrupción. Sólo en ese periodo se crearon las escuelas y universidades técnicas y muchas de las que incluso hoy no has sido renovadas o sustituidas. Nuestra infraestructura en una buena parte, data de 1938.

La Revolución no dejó nada bueno Falso, si bien fue un desastre y una lucha de poder entre Señores de la Guerra al puro estilo de Afganistán, al menos trajo algunos derechos sociales y fortaleció del alguna forma al Estado, dejando a la oligarquía con menos margen de maniobra, aunque padecimos la dictadura  corrupción de grupos de poder durante más de 70 años.

Lamentablemente el poder del estado ha venido decayendo y oligarquía está volviendo a tomar el poder. El crimen organizado y el reparto desigual de la riqueza tiene al país en una situación similar a las de 1910. Sin embargo lejos de una revolución armada, se ve venir una revolución de conciencias, y no sólo de forma local sino a nivel mundial. Los procesos nacionales están dejando de funcionar, y los cambios, como las crisis, ocurren ahora de forma global.

Es probable que los actuales modelos de Estado y de Mercado colapsen y entremos a una nueva era, con mayores conocimientos y mejores perspectivas. Con mayor tecnología al alcance.

Lejos de soñar con una lucha armada es tiempo de pensar en la participación ciudadana, en la revolución de la Tecnología, en la administración colectiva de los recursos.

Es tiempo de evolucionar.

Y además es inevitable.