Skip to content

Narcos: de la condena a la admiración

2 julio, 2011

Esta mañana, además de lluvioso, México amaneció con el trending topic #TeresaMendoza, traficante de drogas, célebre protagonista de la Reina del Sur y heroína de muchos, gracias a la novela del escritor español Arturo Pérez-Reverte, que ha alcanzado la esfera musical y televisiva con gran aceptación.

“La Mexicana”, sobrenombre de la narcotraficante, se convirtió en un ícono para miles de mujeres, símbolo de autonomía, carácter y valor.

Esto no es un caso extraño, pues además de ser un negocio millonario, el narcotráfico ha logrado permear la idiosincrasia de los mexicanos peligrosamente, el lenguaje está acuñando un sinfín de términos con el prefijo “Narco” como narcotienda, narcofosa, narcocorrido y narconovela, por mencionar algunos, que ya son parte del argot popular.

Las encuestas pueden darnos un norte, según Parametría uno de cada tres mexicanos percibe a los narcotraficantes como héroes, sinónimo de opulencia que contribuyen a obras comunitarias y generan empleo, cosas que las instituciones no consiguen.

El 32 por ciento consideran que son “un mal necesario”, incluso el 27 por ciento aseguran que de no generar violencia, “el narcotráfico sería una actividad benéfica para el país”.

Para muestra un botón, el rumor de que el narcotraficante Rafael Caro Quintero, ofreció pagar la deuda externa a cambio de su libertad, lo convirtió en un libertador de un peso que millones de mexicanos cargan sin saber a ciencia cierta ¿por qué?

El contrabando de droga es ya un fenómeno cultural con expresiones propias, coches lujosos, pistolas incrustadas en diamantes, mansiones revestidas de oro y mujeres hermosas.

Si bien es cierto que continúa siendo una actividad ilegal, cabe cuestionar “el grado de aceptación” que está alcanzando en el país, porque públicamente la mayoría repudia a los “asesinos de niños” según los etiqueta Calderón, sin embargo, La Reina del Sur ha sido vendida a 70 países, en España superó los tres millones de espectadores.

¿O será que sólo existe una suerte de simpatía hacia ciertos personajes representativos del narco?

Imagen: https://www.darkiller.com