Ni libre ni ocupado: el chulito y yo

Detuve mi taxi libre en un semáforo y a mi lado se detuvo también un Porsche descapotable manejado por un tipo que aparentaba mi misma edad (aunque mucho más guapo, cachas y bronceado que yo). A su lado, una rubia Playboy disfrutaba del paseo.

El tipo miró de reojo el escote de su acompañante y luego me miró a mí, con cierta chulería, y subió el volumen de su equipo de audio: ”Bad Romance”, de Lady Gaga. Yo también subí el volumen del mío: “Entre tu balcón y mi ventana”, de Zenet.

Se abrió el semáforo y el Porsche salió haciendo ruedas. Yo aceleré suave, mucho más lento que él, pero se le cerró el siguiente semáforo y el Porsche frenó y yo, que llegué poco después, volví a detenerme a su lado. Ahora el guapo y la Playboy discutían:

– No vuelvas a hacer eso, Charly. Como vuelvas a pegar ese acelerón, te juro que me bajo del coche y me cojo un taxi – dijo la Playboy.

Se abrió el semáforo y el Porsche volvió a salir echando ruedas. En el siguiente semáforo en rojo la Barbie se bajó dando un portazo y me mandó parar.

Subió a mi taxi:

– Al Encinar de los Reyes, por favor.

Accioné el taxímetro y antes de iniciar la marcha miré al del Porsche y le guiñé un ojo.

¿Moraleja? La que tú quieras.

Daniel Díaz es, según sus propias palabras taxista, o taxidermista (según la piel del viajante). Escritor a tiempo parcial y lector insaciable de espejos a jornada completa. Licenciado en Espejología del Profundismo por la Universidad Asfáltica de Madrid (UAM). Bufón y escaparatista de almas. Conduce un taxi desde donde observa la vida y vive en Madrid. Escribe en el blog Ni Libre Ni Ocupado. Síguelo en twitter @simpulso

Texto reproducido con permiso del autor.

Foto: Ni libre ni ocupado

Autor: LQSTV

LoQueSigue es un portal referente en Tecnolgía, Redes Sociales y Tecnopolítica desde 2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 5 =