Pulso contra España: Cataluña prohibe las corridas de toros

Fotografía de un acto contra las corridas de toros celebrado en Bilbao en 2009

El parlamento catalán prohibe las corridas de toros

La aprobación de la ley que penaliza las corridas de toros en la comunidad autónoma de Cataluña ha hecho correr ríos de tinta tanto en España como en Latinoamérica. La decisión del Parlamento catalán, basada en una iniciativa popular avalada con más de 180.000 firmas, ha sido tomada con un ajustadísimo margen: 68 votos a favor, el mínimo necesario en un parlamento con 135 diputados. El caso podría resultar anecdótico si se tiene en cuenta que Cataluña es una de las comunidades autónomas españolas donde menos arraigo tienen las corridas de toros y donde además este tipo de celebraciones ha ido decreciendo a lo largo de los años. En 2009 se celebraron en España un total de 1848 corridas de toros, de las cuales solo 20 fueron celebradas en la comunidad de Cataluña, frente a las 376 que celebró Castilla-la-Mancha.

Canarias, la primera comunidad en prohibir este tipo de festejos

Resulta difícil comprender a primera vista la relevancia de la noticia, sobre todo si se tiene en cuenta que Cataluña no es la primera comunidad autónoma española en prohibir este tipo de festejos que muchos consideran dañinos para con los animales. Ya lo hizo Canarias en 1991. Hay que tener presente, sin embargo, el constante pulso que mantiene el gobierno catalán en busca de más autonomía frente al gobierno español. Este pulso, que se basa en antiguas raíces tanto históricas como lingüísticas, ha supuesto muchos encontronazos políticos y hasta militares a lo largo de la historia. De hecho, el día nacional de Cataluña se celebra el 11 de Setiembre, en homenaje a la caída de la ciudad de Barcelona en 1714 que supuso el fin de la guerra de Sucesión Española, derrota que acarreó violentas represalias para los catalanes, además de la pérdida de sus instituciones.

Grupos terroristas: EPOCA y Terra Lliure

En una línea similar –aunque de más baja intensidad y menos conocida- a la que mantiene la comunidad vasca, Cataluña reclama asimismo la independencia de España. De hecho, llegó a contar incluso con dos grupos terroristas. El grupo terrorista Exèrcit Popular Català (EPOCA) operó durante entre 1970-71 perpetrando asesinatos de gran crueldad y notoriedad mediática (operaba adosando bombas al cuerpo de sus víctimas). Por su parte, la organización Terra Lliure (Tierra Libre) protagonizó entre 1978 y 1995 más de 200 atentados y varios secuestros y terminó con la vida de cinco personas (un civil y cuatro miembros de la organización). Uno de sus miembros, Joan Carles Monteagudo, se integraría más tarde en el Comando Barcelona de ETA y participaría en los atentados de Sabadell y el de la casa-cuartel de Vic (16 víctimas mortales). Monteagudo murió tras un enfrentamiento con la policía en 1991 y el grupo Terra Lliure fue puesto en jaque en 1992, justo antes de las olimpiadas, durante la operación Garzón, ordenada por el juez Baltasar Garzón, que se saldó con más de sesenta detenciones. En 1996, sin embargo, y tras la disolución del grupo y varias amnistías, ninguno de los detenidos continuaba en prisión.

La quema de banderas y fotos, un método habitual

Las reivindicaciones independentistas catalanas han continuado en los últimos años dando lugar a numerosos encontronazos políticos. Es habitual que las fiestas del 11 de Setiembre se salden con detenciones de jóvenes por quema de banderas españolas, acto común también a las comunidades del País Vasco y Galicia. Otra modalidad de protesta consiste en la quema de fotos del Rey o de la familia real. Las encuestas realizadas cada dos meses por el Centro de Estudios de Opinión revelan asimismo un progresivo aumento del independentismo catalán: en 2005, un 13,6% de la población encuestada se mostraba a favor de la independencia de Cataluña, frente a un 21,6% en 2009.

Parlamento Catalán versus Tribunal Supremo: ¿sigue el pulso?

La decisión del parlamento catalán de ilegalizar las corridas de toros se conoce después de que el 28 de junio de 2010 el Tribunal Supremo diese a conocer su sentencia respecto al Estatuto Catalán de 2006, declarando inconstitucionales 14 de sus artículos y haciendo una observación, además, sobre la “ineficacia jurídica” del preámbulo del texto, donde se define a Cataluña como nación. La decisión del Tribunal Supremo constituyó un duro golpe para las aspiraciones independentistas de parte de la sociedad catalana. Exactamente un mes después de que se conociera esta sentencia, el Parlamento Catalán decide eliminar las corridas de toros, uno de los símbolos españoles por excelencia. ¿Es casualidad, o continuamos con el pulso político?

Foto: Ekinez Sortu

Autor: LQSTV

LoQueSigue es un portal referente en Tecnolgía, Redes Sociales y Tecnopolítica desde 2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

thirteen − ten =