Reprimen la lucha del nuevo sindicato de PEMEX

Aeljandro Coronoa nos envía el siguiente texto:

SÍNTESIS DE LA LUCHA POR LA SINDICALIZACIÓN DE LOS TÉCNICOS Y PROFESIONISTAS PETROLEROS, HASTA HOY CON LA UNTYPP

(Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros)

Desde 1994 hasta 2003, se dan 4 intentos, todos saboteados de manera ilegal  (violatoria de la legislación nacional e internacional) con lujo de violencia, amenazas y chantajes, en una labor combinada de la STPS y Pemex.

El derecho a organizarse está consagrado por la constitución, y las motivaciones, como en muchas otras empresas, son mejorar las condiciones de seguridad industrial y la defensa de la materia del trabajo con las herramientas que da la ley.

El 18 de marzo de 2008 arranca un quinto intento, bajo las siglas de UNTYPP.

Pemex y la STPS, trabajando en mancuerna, intentan frenarlo sin resultado: Después de primeras amenazas en el mes de agosto de 2008, durante los meses de noviembre y diciembre Pemex presiona, amenaza, causa la muerte del padre de un trabajador al negarle el servicio médico,  fuerza a otros trabajadores a firmar sus renuncias desde sus camillas de hospitalización circunstancial y va obteniendo tales renuncias una a una. Mientras tanto la STPS va fabricando chicanas al proceso de registro y  cuando considera que el número de renuncias es suficiente, niega, el 19 de diciembre de 2009, el registro. Se inicia una batalla legal y el poder judicial finalmente ordena que  le de registro a la UNTYPP el 30 de noviembre de 2009. La empresa, en franco desafío al Estado de Derecho,  inicia entonces una nueva escalada que no cesa hasta hoy, de represión, despidos y chantaje a los miembros de la UNTYPP y no ha dado desde luego ninguna respuesta a los llamados por escrito de la UNTYPP a iniciar pláticas. Pareciera que el registro de un sindicato no significara nada en este país y que lo único que prevalece es la intimidación y la tortura sicológica.

Motivo del contacto con Don Ricardo Rocha es denunciar lo anterior, divulgar algunas de las acciones legales que emprenderemos y ganar apoyo social. Cabe mencionar que este movimiento no es disidente del STPRM, por estar enfocado a defender los derechos de mandos medios, que no tienen protección bajo el sistema actual (el petrolero obrero y administrativo estando protegido por el propio STPRM y los altos funcionarios, por la red de intereses de la clase política y oligarquía mexicanas).

Antecedentes.-

En 1994 se formaron Coaliciones de Técnicos y Profesionistas en las refinerías de Salina Cruz, Tula y Minatitlán, la Terminal Marítima de Salina Cruz y en el Edificio Administrativo. Solicitamos el registro sindical, cada una en lo individual, la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) nos los negó, por lo que decidimos unirnos para formar un sindicato nacional

A finales de agosto de 1995 publicamos la Convocatoria a una Convención Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros a realizarse el 9 y 10 de septiembre de 1995, para formar la Asociación Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (ANTyPP), pero el 4 de septiembre de 1995 fuimos rescindidos 27 trabajadores, entre los que se encontraban todos los dirigentes.

El 13 de abril de 2002 se constituyó la Organización Nacional de Trabajadores de Confianza de la Industria Petrolera (ONTCIP) con trabajadores de Refinación, y después de una serie de gestiones para obtener el registro ante la STPS y un juzgado de distrito,  el 22 de junio de 2004, PEMEX y el gobierno llevaron a cabo una de las más violentas represiones en contra de los técnicos y profesionistas petroleros, sacando violentamente de sus centros de trabajo mediante elementos armados a todos los integrantes del CEN y de la Comisión de Honor y Justicia. La dirección de la ONTCIP negoció con el gobierno la jubilación de todos sus dirigentes aún cuando no tuvieran la antigüedad mínima de 20 años. El 17 de junio de 2004, la jueza tercera de distrito en materia laboral concedió el amparo a la ONTCIP, pero los Secretarios General y de Organización negociaron su disolución a cambio de una jubilación ventajosa.

En 2003 se formó la Unión Nacional de Trabajadores de Confianza de la Industria Petrolera de México (UNTCIPM), con trabajadores principalmente de PEP, PGPB y PPQ, solicitamos el registro ante la STPS, el cual nos fue negado y aunque recurrimos al amparo no nos fue favorable. El 22 de junio de 2004, el mismo día que la PGR entró a los centros de trabajo a sacar a los compañeros de la ONTCIP, también fueron sacados los compañeros de la UNTCIPM y la mayoría fueron jubilados o despedidos.

UNTYPP.-

El 18 de marzo de 2008, se llevó a cabo la asamblea constitutiva de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (UNTyPP). El 29 de abril de 2008 se presentó la solicitud de registro ante la STPS, que hizo observaciones en tres ocasiones que se respondieron en tiempo y forma.

El 21 de agosto, el Ing. Didier Marquina, Secretario General de la UNTyPP, fue citado por el Ing. Marco Antonio Murillo Soberanis, Subdirector Corporativo de Recursos Humanos, en sus oficinas. Durante esa reunión, el Ing. Murillo lo presionó para que retirásemos la solicitud de registro que, hicimos ante la Secretaría del Trabajo y Previsión Social y para que, “a la brevedad y de manera verbal”, hiciéramos de su conocimiento tal desistimiento con la amenaza de que pensara en su futuro y el de sus hijos.

El 14 de noviembre fueron desalojados con lujo de fuerza de sus centros de trabajo 39 compañeros incluyendo todos los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional.

El 20 de noviembre, se citó a varios de los técnicos y profesionistas afectados, a presentarse temprano por la mañana en las oficinas del Subdirector Corporativo de Recursos Humanos Ing. Marco Antonio Murillo Soberanis para tratar “lo relativo a su reinstalación”. Al menos 5 compañeros permanecieron hasta altas horas de la noche, sin comer, en espera de que se les reintegrara a su trabajo. Sin embargo, se les comunicó que para reincorporarlos, era necesario que renunciaran a la UNTyPP mediante escritos, elaborados por la empresa en términos calumniosos y faltos a la verdad.

A partir de esa fecha y hasta enero de 2009, PEMEX desarrolló una intensa actividad para obligar a los Técnicos y Profesionistas afiliados a la UNTyPP que se encuentran activos, a que renunciaran a la UNIÓN, con la amenaza de no dejarlos entrar a laborar el día siguiente si no renunciaban, de quitarles el servicio médico o de no realizarles operaciones quirúrgicas estando ya hospitalizados, entre otras flagrantes violaciones a sus derechos laborales y humanos. En algunos casos, los compañeros fueron llamados a entrevistas de este tipo hasta dos veces en un día.

Una de las principales consecuencias de haber sido desalojados de nuestros centros de trabajo, es la pérdida del servicio médico a nuestras familias, lo que ocasionó, entre otras afectaciones, el 19 de noviembre, la muerte del Sr. Manuel Valencia Orozco,  al negársele la atención médica oportuna, por ser padre del compañero Felipe Valencia, uno de los desalojados el 14 de noviembre.

El 21 de enero de2009, llegaron a la cama del hospital de una compañera que padece cáncer y  fue operada un día antes, para ofrecerle su jubilación si renunciaba a la UNTyPP y se desistía del amparo.

El mencionado Ing. Murillo, es en todo este tiempo el operador de la represión y tortura mental a los compañeros en activo, sabiendo que muchos se encuentran angustiados por quedarse sin ingresos que les permitan proporcionarles a sus familias los satisfactores necesarios. Sus superiores y el Abogado General de Pemex, que han ido rotando, son copartícipes y responsables de la flagrante violación a nuestros derechos humanos y laborales, de atentar en contra del derecho de asociación y sindicación establecido en la Constitución Política Mexicana, la Ley Federal del Trabajo y los Convenios 87, 98 y 135 de la Organización Internacional del Trabajo, de contravenir la Convención Contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, ratificada por México en 1986 y de causar un grave daño patrimonial a nuestra empresa al despedir personal con muchos años de experiencia.

Con fecha 19 de diciembre, la STPS emite la resolución final, negándonos el registro sindical solicitado Con el falso argumento de que no se cumple con el número de trabajadores establecido en la Ley Federal del Trabajo. El 15 de enero promovimos ante el Juzgado de Distrito en Materia de Trabajo, un amparo reclamando el reconocimiento del registro automático que señala el artículo 366 de la Ley Federal del Trabajo al haber excedido la STPS el plazo máximo de 60 días que la ley impone a dicha autoridad registradora (se tardó 8 meses).

El 2 de julio, recibimos de la Jueza Primera de Distrito en Materia de Trabajo la resolución de que era procedente el registro de la UNTyPP. La Jueza ordenó a la STPS registrar la UNTyPP, señalando que el derecho de asociación y libertad sindical son derechos fundamentales reconocidos en nuestra constitución, como garantía social.

El día 16 de Julio, la STPS solicitó la revisión a tal ordenamiento, pero el 30 de noviembre de 2009, el Décimo Cuarto Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo, ratificó el amparo otorgado a la UNTyPP.

Casi de inmediato, Pemex comienza con nuevas “advertencias” a los que se atreven todavía a ejercer su derecho a organizarse laboralmente. La compañera Carolina Navarrete, Secretaria de Trabajo de la Sección 1 Tula, se le sacó violentamente de su centro de trabajo el día 14 de diciembre de 2009. Ese mismo día se le notificó al Compañero Alejandro Corona que desde el día anterior estaba fuera de la empresa.

El 21 de diciembre, la STPS nos notificó que nuestra organización quedó registrada en la Dirección General de Registro de Asociaciones con el  número 5878,  por lo que los técnicos y profesionistas petroleros, trabajadores de Pemex, teníamos ya un sindicato reconocido formalmente por las autoridades laborales de nuestro país.

El 30 de diciembre, la UNTyPP solicitó ante la Dirección General de Petróleos, una reunión para iniciar la relación laboral sin que hasta la fecha hayamos tenido respuesta.

Inmediatamente la empresa inicia una nueva escalada de agresiones, llamando a uno por uno de los integrantes de la UNTyPP incluidos en el padrón, para obligarlos a firmar dos cartas: una dirigida al licenciado Javier Lozano, Secretario de Trabajo y Previsión Social, mediante la que se le solicita “…haga uso de los medios legales procedentes para que se proceda a la cancelación del registro, como sindicato, de la UNIÓN NACIONAL DE TÉCNICOS Y PROFESIONISTAS PETROLEROS.” y otra al Presidente de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, de renuncia a la UNTyPP,  amenazándolos con que si no firman las cartas quedaran fuera de Pemex. Es decir, pretende usar a los integrantes para pedir la disolución de la Unión, so pena de despido.

Desarrollos más recientes.-

El 29 de enero de 2010, el coordinador de la campaña de afiliación en Ciudad del Carmen, Camp., fue sacado violentamente de su centro de trabajo por integrantes de Servicios Especiales de Seguridad Física de Pemex, grupo paramilitar que opera  en todas las instalaciones de Petróleos Mexicanos, el cual está dirigido por militares en retiro y utilizando inexplicablemente armas de uso exclusivo del ejército.

El 2 de febrero se le impidió la entrada a la Refinería “Miguel Hidalgo” a la compañera Magdalena Torres, una de las principales dirigentes de la UNIÓN en ese centro de trabajo y se jubiló de manera anticipada al Secretario General de esa región, sin que él lo haya solicitado.

En Tabasco, el 4 de febrero, se le notificó al compañero Pablo López, Coordinador de esa región, que se terminaba su relación laboral con la empresa, al preguntarles la razón, se le contestó que por órdenes superiores.

Autor: LQSTV

LoQueSigue es un portal referente en Tecnolgía, Redes Sociales y Tecnopolítica desde 2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 3 =