Ser productivo no es como la gente piensa. La nueva forma de trabajar

Si crees que ser productivo es apretar los dientes, trabajar esforzadamente cada vez más horas, y nunca postergar tareas, puedes estar muy equivocado..

Eso quizás pueda ser cierto si usted trabaja en la manufactura, lo que muy posiblemente no sea así, dado que usted está leyendo esto.

“Para los trabajadores del conocimiento”, afirma Alexander Kjerulf en su blog Chief Happiness Officer, las viejas ideas acerca de la productividad “no sólo son erróneas, sino que son claramente perjudiciales”.

En su lugar, Kjerulf propone cinco nuevas normas de productividad:

1- Su productividad varía enormemente de un día para otro. Esto es normal.

En un entorno industrial, usted sabe que si la planta opera X horas durante el día, la cantidad de unidades producidas será Y. Pero si es un trabajador del conocimiento, usted no puede saber de antemano si mañana será un día en que le llegará una idea brillante que salva a usted y a su equipo de semanas de trabajo, o el día en el que pasará ocho horas mirando abatido la pantalla.
Esta variación es normal -aunque siempre un poco frustrante. No juzgue su productividad por lo hecho en un día determinado, sino más bien por su productividad promedio medida durante muchos días.

2- Trabajar más horas significa obtener peores resultados.
Un cliente me pidió realizar un estudio sobre los efectos de las horas de trabajo en la comisión de errores y en la productividad. Los resultados señalaron que la productividad disminuyó a la mitad después de la octava hora de trabajo.

Esto puede ser contrario a la intuición, pero es importante entender que para los trabajadores del conocimiento no existe una relación directa entre horas trabajadas y productividad.

3- Trabajar esforzadamente lleva a obtener peores resultados.
En un entorno industrial, con frecuencia se puede poner más energía y esfuerzo y obtener más producción, pero para los trabajadores del conocimiento, lo opuesto es lo verdadero. Usted no puede forzar la creatividad, la elocuencia, la buena escritura, la claridad de pensamiento o el aprendizaje rápido -de hecho, trabajar con esfuerzo tiende a crear el efecto contrario, generando menos resultados.

4- Postergar una tarea puede ser bueno.
A veces el estado de ánimo es el adecuado para la tarea, y hacerla es ridículamente fácil y hasta divertido. Otras veces, trabajar en la misma tarea es peor que caminar descalzo sobre arena caliente, y forzarse a hacerlo es un ejercicio frustrante, muchas veces inútil. En algunas ocasiones, postergar la tarea es exactamente lo mejor que se puede hacer.

5- La felicidad es el gran potenciador de la productividad final.
La forma más eficiente de aumentar la productividad es ser feliz en el trabajo. Ningún sistema, herramienta o metodología en el mundo puede mejorar la productividad que se obtiene si realmente se disfruta de lo que se hace.

Autor: LQSTV

LoQueSigue es un portal referente en Tecnolgía, Redes Sociales y Tecnopolítica desde 2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + fifteen =