Skip to content

Un caso más de tecnocesura ¿Existe un ataque deliberado a @Kikesma?

21 abril, 2016

Ya hemos analizado los casos de la periodista Carmen Aristegui y Epigmenio Ibarra donde encontramos similitudes, cuentas de spam que repiten los mensajes de los comunicadores para restarles impresiones, impacto e influencia.

No es una operación menor, se trata de monitorear todo el tiempo sus mensajes y automatizar varias cuentas de Twitter que realicen el proceso de saboteo  ¿Quién puede financiar y operar algo así? Debemos seguir preguntando.

El probable saboteo de @Kikesma, señalado antes como muy influyente en las protestas por Ayotzinapa

Tuiteros que pusieron en jaque a Pena Nieto EPN

En el caso de la cuenta @Kikesma encontramos en un menor grado, pero de manera insistente como sus mensajes podrían tener un ataque parecido durante los últimos 30 días sobre todo en sus mensajes relacionados con Derechos Humanos y libertad de expresión  (cuadrante superior derecho, en color gris)

Actividad en Twitter de @Kikesma los últimos 30 días donde se aprecian estructuras de SPAM que podrían boicotear el impacto y presencia de sus mensajes Actividad en Twitter de @Kikesma los últimos 30 días donde se aprecian estructuras de SPAM que podrían boicotear el impacto y presencia de sus mensajes

Esta cuenta había sido señalada en un polémico monitoreo realizado por la Presidencia de la República realizado luego de las protestas por la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa y donde se le había calificado de muy influyente:

@kikesma, tuitero muy popular, con 308 mil 451 seguidores, escribió: “Venderá Angélica Rivera la Gaviota los derechos de su ‘Casa Blanca’. ¿La parte que pagó o la que no ha pagado? #YaMeCanse”.

En el reporte documentado por la revista EMEEQUIS relatan que el ejecutivo había ordenado este tipo de monitoreos a varias empresas privadas:

En cuestión de horas  la esfera digital se saturó en ambos casos de hashtags críticos e indignados. De todo ello supieron, minuto a minuto, en Los Pinos. Exhaustivos monitoreos de redes sociales elaborados por órdenes de la Presidencia llegaban vía Whatsapp o correo electrónico a los ojos de altos funcionarios.

Miles de hojas se elaboraron. La república digital mexicana colocó contra la pared a un gobierno que no supo reaccionar ante la evidencia que le entregaban. Meses después de esa crisis, el presidente ordenó reestructurar toda esa área. Miles de tuiteros lo obligaron a ello.

¿Están monitoreando y boicoteando a los tuiteros que protestaron y pusieron en jaque a Peña Nieto por Ayotzinapa?

¿Es la Presidencia de la República?

Leer el informe completo: Reporte Emergente Ayotzinapa