Skip to content

Un modelo del clima predice que la capa de hielo de la Antártida Occidental se derretirá rápidamente.

Por Justin Gillis – THE NEW YORK TIMES – Marzo 30, 2016
(traducido al español bajo el uso justo por Rubén Arvizu para conocimiento general debido a su importancia.)

Una vista desde un avión de la NASA de grandes icebergs que se han roto del glaciar Thwaites en la Antártida en noviembre de 2014. Un escenario de desastre de desintegración del casquete polar la Antártida Occidental podría ocurrir mucho antes de lo que se pensaba anteriormente, sugiere una investigación reciente. Una vista desde un avión de la NASA de grandes icebergs que se han roto del glaciar Thwaites en la Antártida en noviembre de 2014. Un escenario de desastre de desintegración del casquete polar la Antártida Occidental podría ocurrir mucho antes de lo que se pensaba anteriormente, sugiere una investigación reciente.

Ya sabemos que “el lobo es un lobo para el hombre”. Durante medio siglo, los científicos del clima han visto la capa de hielo de la Antártida Occidental, como un remanente de la última edad de hielo, como una espada de Damocles que pende sobre la civilización humana.

La gran capa de hielo, más grande que México, se piensa que es potencialmente vulnerable a la desintegración aún por una cantidad relativamente pequeña de calentamiento global, y capaz de elevar el nivel del mar 4 metros o más si llegara a romperse.

Los investigadores asumieron hace tiempo que los peores efectos tomarían cientos – si no miles – de años para que eso ocurriera.
Ahora, una nueva investigación sugiere que el escenario de este desastre podría ocurrir mucho antes.

Las continuas altas emisiones de gases que atrapan el calor, podrían poner en marcha una desintegración de la capa de hielo en cuestión de décadas, según un estudio publicado 30 de marzo, lanzando suficiente agua en el océano para elevar el nivel del mar tanto como un metro al final de este siglo.

Con la fusión del hielo en otras regiones, el aumento total del mar podría llegar a dos metros para el año 2100, según los investigadores. Eso es aproximadamente el doble del aumento reportado como posible en el peor de los casos por un panel de las Naciones Unidas, hace tan sólo tres años, que probablemente provocaría una profunda crisis en la vida de los niños que nacen hoy en día.

bajo capa de hielo La inmensa capa de hielo de la Antártida Occidental se asienta en la roca madre sumergida miles de metros bajo el nivel del mar. Nuevas simulaciones por ordenador sugieren que el calentamiento de la atmósfera y el océano podrían atacar la capa de hielo desde arriba y desde abajo, haciendo que los niveles del mar aumente mucho más rápido de lo que antes se pensaba.

 

La situación empeoraría más allá de 2100, según los investigadores, con el aumento del mar a un ritmo superior a los 30 centímetros por década a mediados del siglo 22. Los científicos han documentado tales tasas de incremento en el pasado geológico, cuando las capas de hielo mucho más grandes se colapsaron, pero la mayoría de los científicos habían asumido durante mucho

tiempo que sería imposible alcanzar tasas tan extremas con las capas de hielo más pequeñas de hoy en día.

“No estamos diciendo que esto sin duda va a pasar”, dijo David Pollard, investigador en la Universidad Estatal de Pensilvania y co-autor del nuevo documento. “Pero creo que estamos señalando que hay un peligro, y debería recibir mucha más atención.”

Leer:   Hackeo a Farmalink afecta a millones de argentinos que buscan medicamentos

El efecto a largo plazo probablemente inundaría las costas del mundo, incluyendo muchas de sus grandes ciudades

La ciudad de Nueva York se fundó hace casi 400 años, en el peor de los casos indica la investigación, sus posibilidades de sobrevivir otros 400 años son muy remotas. Miami, Nueva Orleans, Londres, Venecia, Shanghai, Hong Kong y Sydney, Australia, son tan vulnerables como Nueva York, o incluso más.

En principio, las defensas costeras podrían ser construidas para proteger las ciudades más densas, pero los expertos creen que será imposible hacer eso a lo largo de los caso 200,000 kilómetros de costa de las Américas, lo que significa que inmensas áreas probablemente tengan que ser abandonadas ante la elevación del mar.

La nueva investigación, publicada en la revista Nature, se basa en la mejora de un modelo computarizado de la Antártida y su complejo paisaje de rocas y glaciares, diseñado para tomar en cuenta factores recientemente reconocidos como el peligro de la inestabilidad del hielo.

La nueva versión del modelo permitió a los científicos, por primera vez, reproducir los niveles del mar del pasado, como por ejemplo un período climático hace unos 125.000 años, cuando los mares se elevaron a niveles de 6 a 10 metros más alto los actuales.

Eso les dio una mayor confianza en la capacidad del modelo para proyectar el futuro del nivel del mar, aunque reconocen que aún no tienen una respuesta que podría llamarse definitiva.

“Se podría pensar en todo tipo de formas en que podríamos eludirlo”, dijo Richard B. Alley, un destacado experto en hielo glacial en la Universidad Estatal de Pensilvania. “Tengo la esperanza de que va a pasar. Pero dado lo que sabemos, no creo que podamos decir a la gente que estamos seguros de que así sea.”

El Dr. Alley no es autor del nuevo estudio, aunque está basado en muchas de sus ideas sobre la estabilidad del hielo.

Pero esos mismos científicos hicieron hincapié en que se trataba de un solo estudio, y es poco probable que sea la última palabra sobre el destino de la Antártida Occidental. El esfuerzo para incluir los factores recientemente reconocidos que ponen en peligro el hielo requerirá de años de trabajo para mejorar los modelos.

Peter U. Clark, de la Universidad Estatal de Oregón ayudó a dirigir el último panel de las Naciones Unidas para evaluar los riesgos del aumento del nivel del mar; él no estuvo involucrado en el nuevo documento. Hizo hincapié en que la investigación, al igual que el gran trabajo previo, puso de relieve la urgencia de llevar bajo control las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero.

Leer:   Lecciones del incidente del sumergible Titán

Fue su panel quien estimó un límite máximo de un metro o menos sobre el nivel del mar probablemente en el siglo 21, al tiempo que advirtió específicamente que una mejor comprensión de la vulnerabilidad de hielo de la Antártida podría cambiar esa estimación.

La nueva investigación es el trabajo de dos científicos que han estado en la vanguardia de modelado de la capa de hielo durante años. Son Robert M. DeConto de la Universidad de Massachusetts, Amherst, y el Dr. Pollard, que es un colega del Dr. Alley de Penn State.

En una larga entrevista el pasado unes, el Dr. DeConto recordó años de frustración. El programa de computación que había construido en una larga colaboración con el Dr. Pollard mostró una creciente capacidad para explicar el comportamiento de las capas de hielo, pero tenía algunos problemas para analizar el pasado.

A menos que las temperaturas globales fueran elevadas a niveles poco realistas, el modelo no derretía suficiente hielo para reproducir los altos niveles del mar que se sabe han ocurrido en los períodos anteriores, cuando ya sea la atmósfera o el océano eran más cálidos. La capacidad de reproducir los eventos pasados se considera una prueba rigurosa de los méritos de cualquier modelo geológico.

“Sabíamos que algo faltaba,” dijo el Dr. DeConto.

La nueva idea vino del Dr. Alley Instó a sus colegas a considerar lo que ocurriría cuando el calentamiento del clima atacara enormes extensiones de hielo flotante que ayudan a proteger y reforzar la capa de hielo de la Antártida Occidental.

Las plataformas de hielo más pequeñas y cercanas ya han empezado a desintegrarse, espectacularmente en 2002, cuando una masa de hielo del tamaño del estado de Rhode Island, la plataforma Larsen B, se partió en dos semanas.

La capa de hielo de la Antártida Occidental se encuentra en una especie de recipiente profundo que se extiende muy por debajo del nivel del mar, y si pierde sus franjas protectoras de hielo flotante, el resultado probablemente sea la formación de vastos acantilados de hielo que dan al mar. Estos serán tan altos que van a llegar a ser inestables en algunos lugares, dijo el Dr. Alley en una entrevista, y el calentamiento de la atmósfera probablemente aumente el derretimiento en su superficie en el verano haciendo que se debilite aún más.

Leer:   La guerra sucia digital contra Marcelo Ebrard rumbo a 2024

El resultado, el Dr. Alley sospecha, podría ser una contracción rápida cuando los acantilados inestables se colapsen en el agua. Algo como esto parece estar ocurriendo ya en varios glaciares, entre ellos al menos dos en Groenlandia, pero en una escala más pequeña podría ser posible en la Antártida Occidental.

Cuando el Dr. DeConto y el Dr. Pollard, basándose en el trabajo anterior de J. N. Bassis y C. C. Walker, idearon algunas ecuaciones para capturar esta “inestabilidad del acantilado de hielo,” su modelo produjo resultados sorprendentes.

El siguiente paso obvio era preguntar al modelo lo que podría suceder si la sociedad humana continúa calentando el planeta mediante el vertido de grandes cantidades de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

La respuesta que obtuvieron se describe en un lenguaje muy científico, pero fácilmente podría servir como trama de una película de desastres de Hollywood. Encontraron que la Antártida Occidental, que ya está mostrando signos preocupantes de inestabilidad, comenzaría a romperse en la década de 2050.

Partes vulnerables de la capa de hielo más alta y más fría de la Antártida Oriental eventualmente se desmoronará también, y el resultado para el año 2500 serían 15 metros de elevación del nivel del mar tan solo de la Antártida, y con aún más agua proveniente de otras partes, fue la estimación de la computadora. En algunas zonas, la línea costera probablemente se mueva hacia el interior por muchos kilómetros.

El documento publicado el 30 de marzo de 2016 contiene algunas buenas noticias. Un esfuerzo mucho más estricto para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero tendrían posibilidades de salvar la Antártida Occidental del colapso, los científicos aseguraron. Ese aspecto de su trabajo contrasta con otros estudios recientes que postulan que una desintegración gradual de la Antártida Occidental ya se ha convertido en imparable.

Sin embargo, el reciente acuerdo climático negociado en París no reduciría las emisiones lo suficiente para lograr ese objetivo. Ese acuerdo debe ser firmado formalmente por los líderes mundiales en una ceremonia en Nueva York el próximo mes de abril, en el edificio de las Naciones Unidas que se encuentra justo donde subirán las aguas.