¿Y por qué no debía de dolerme París?: Benito Taibo

El escritor comparte esta reflexión de manera pública donde responde a uno de los grandes cuestionamientos de estos días tras los ataques del Estado Islámico en París:

Vigilia en Paris en la Plaza de la Republica
Hay una curiosa andanada en redes sociales, en la que muchos se quejan de aquellos que se han solidarizado con el pueblo parisino, y (según ellos) olvidado a México, a Irak, a Siria, a Líbano, a la crisis de refugiados del Mediterráneo.

Como si respaldando a unos, se estuviera, de alguna extraña manera, descalificando, denostando, o incluso olvidando las otras terribles tragedias.

Leer:   Lecciones del incidente del sumergible Titán

Y no me parece que sea justo.

Decía Terencio, el viejo dramaturgo romano que “nada de lo humano me es ajeno”; y yo, hoy, rompo una lanza con la cita traída desde el principio del tiempo, y simplemente digo que me duele tanto Ayotzinapa como París. Y con ello no dejo de ser el mexicano que soy, ni el hombre que piensa que cualquier barbarie, esté donde esté, no me es ajena en lo absoluto.

 

Estamos tan enojados, que incluso nos enojamos con los que están enojados a nuestro lado, de nuestro lado.

Leer:   Microsoft promete internet de alta velocidad para Latinoamérica con Airband


E insisto, creo que es una postura equivocada.


La salvajada de París, como la salvajada de Beirut, como la salvajada de Ayotzinapa, o Guerrero, o Siria, es en el fondo la misma salvajada. Y a todas hay que unir nuestra indignación y también nuestro reclamo.
Los que mueren y sufren, en todos los casos, son ciudadanos como usted y como yo.


A mí también me duele París.


Una ciudad, en la que (según recordó Julián Herbert) en el Siglo XIII había una ley que decía que un siervo, con tan sólo respirar su aire, se volvía legalmente un hombre libre.

Leer:   Curso de Comunicación Digital Institucional. Inicia 23 de Marzo de 2023


Cuna de la ilustración, la revolución, la novela, la resistencia, el mayo francés.
Ciudad de poetas y vagabundos. De pintores esplendorosos.


Tumba de Julio Cortázar y Jim Morrison.


Les ruego que tan sólo por hoy, dejen que me siga doliendo el mundo, mientras me duele París. Sin olvidar todo lo que no olvido.


Los abrazo.

Foto: Garry Knight | Flickr (CC)

Autor: LQSTV

LoQueSigue es un portal referente en Tecnolgía, Redes Sociales y Tecnopolítica desde 2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

eighteen − 13 =