Skip to content

Yo era virgen, ella no.

17 febrero, 2016
Muneca inflable

Perdí mi virginidad con esa chica de vestido azul, muy punk, tatuada, con piercing hasta en la lengua. Tenía 16 años y era el último de mi grupo de amigos que no había cogido todavía. Juan se había tirado incluso a la mamá de Pedro. Y éste, después, nos regaló a todos una muñeca inflable para compartir.

Pero yo no quería pasar por eso. Tan sintético, tan carente de emociones. Nunca les dije nada, pero cuando era mi turno me llevaba a la muñeca a la habitación mientras que ellos tomaban y fumaban churros en la sala. Y entonces emitía sonidos guturales y gemidos. Imitaba lo que les había escuchado a ellos. Sin embargo, era una farsa. Nunca toqué aquella muñeca con cara estática que me daba asco. Conocí a Sandra en la biblioteca. Era descarada. Poco dulce para lo que estaba acostumbrado. Deslicé un papel entre sus libros. “A las 7 pm en el Café Flor, Mateo”. Así, de huevos.

 

Llegó a las 8. Traía ese vestido azul que no tardé nada en quitarle. Tenía 18 años y había tenido ya dos novios y varias experiencias sexuales. Estaba dispuesta a enseñármelo todo en la cama. Y así fue. Fuimos a su casa en la Narvarte. Compartía depa con otras tres chicas. Lo hizo todo. Y yo respondí bien. Tuve una erección sostenida a pesar de los nervios de principiante. Supe que tenía que besarla de la cabeza a los pies, por delante y por detrás. En escorzo, en vertical y en horizontal. Hicimos varias figuras geométricas y ella tuvo tres orgasmos. Yo dos. En mis sueños aún la recuerdo. Se llamaba Sandra. Yo era virgen, ella no.