Ícono del sitio LQSNEWS

Esta la internet europea que no quiere interferencias de China, Google y EEUU

Basada en las capacidades de la computación cuántica, OPENQKD quiere crear un sistema seguro de información europeo inmune a las interferencias de las potencias

El sistema de QKD está basado en un juego de cartas.

Te compartimos la introducción a la fascinante visita que realizó El Confidencial a las instalaciones donde se desarrolla el futuro internet distribuido y descentralizado:

Al sur de París, a unos 20 kilómetros de la metrópoli francesa, el hormigón empieza a dejar paso al verde de Europa central. Los bosques se multiplican a cada paso y la tranquilidad se instala en el arcén, pero en ese idílico espacio no todo es lo que parece. Junto a vides y colores otoñales, se encuentra el Campus de la Universidad París-Saclay, un entorno gigante copado por facultades, apartamentos y laboratoriosque esconde uno de los grandes proyectos tecnológicos impulsados por la Unión Europea en los últimos años: la creación de una nueva internet cuántica que permita a Europa independizar sus comunicaciones de EEUU y China.

En este gigantesco campus francés, institutos como el C2N y grandes compañías como Thales trabajan en conjunto (bajo la tutela del CRNS, el CSIC francés) para desarrollar el proyecto OPENQKD. Una idea que, en resumidas cuentas, es el último plan de las autoridades de la región para conseguir liderar lo que han denominado “nueva revolución cuántica” y aprovechar todo este impulso para crear redes de comunicaciones seguras entre instituciones e infraestructuras críticas de nuestro continente. Según sus impulsores, es algo único en el planeta y puede estar más cerca de lo que cabría imaginar.

Esta información la proporciona Thierry Debuisschert, responsable del área de física cuántica de Thales, durante la visita que El Confidencial pudo hacer a los laboratorios que tiene esta compañía en la Universidad París-Saclay y que alberga diferentes investigaciones como su participación en el OPENQKD. “El proyecto busca dar un impulso a Europa en el ámbito de comunicación cuántica y con ello conseguir una infraestructura que dé seguridad total en la comunicación entre instituciones e infraestructuras críticas, evitando que nadie pueda interceptar mensajes o datos críticos”, explica el experto:

Ver más en El Confidencial

 

Salir de la versión móvil