Skip to content

Por primera vez la humanidad ha tocado el sol, con la sonda solar Parker de la NASA

December 15, 2021

Una nave espacial de la NASA ha entrado en una región previamente inexplorada del Sistema Solar: la atmósfera exterior del Sol o corona.

El hito tan esperado, ocurrió en abril, pero se anunció el 14 de diciembre, es un gran logro para Parker Solar Probe, una nave que vuela más cerca del Sol que cualquier misión en la historia.

“Finalmente, hemos llegado”, dijo Nicola Fox, director de la división de heliofísica de la NASA, ubicada en la sede de la agencia en Washington DC. “La humanidad ha tocado el sol”. Los miembros del equipo hablaron durante una conferencia de prensa en la reunión de la Unión Geofísica Estadounidense de esta semana en Nueva Orleans, Luisiana.

En muchos sentidos, la sonda solar Parker es un contrapunto a la nave espacial gemela Voyager de la NASA. En 2012, la Voyager 1 viajó tan lejos del Sol que se convirtió en la primera misión en dejar atrás la región del espacio dominada por el viento solar, el flujo energético de partículas provenientes del Sol.

Por el contrario, la sonda Parker está volando cada vez más cerca del corazón del Sistema Solar, de frente hacia el viento solar y hacia la atmósfera de nuestra estrella. Con este nuevo asiento de primera fila, los científicos pueden explorar algunas de las mayores preguntas sin respuesta sobre el Sol, como cómo genera el viento solar y cómo su corona se calienta a temperaturas más extremas que las de la superficie del Sol.

-  Cómo X engaña a sus usuarios con la "verificación" azul

Hacia lo desconocido

La sonda Parker cruzó hacia la atmósfera del Sol a las 9:33 am, hora universal, el 28 de abril de 2021. Los científicos de la misión tardaron varios meses en descargar y analizar los datos que recopilaron, y asegurarse de que la nave espacial había cruzado el límite tan esperado, conocido como la superficie de Alfvén.

Esta superficie marca la interfaz entre la atmósfera del Sol y una región exterior del espacio dominada por el viento solar. El físico sueco Hannes Alfvén propuso la teoría subyacente detrás del límite en un artículo en Nature en 1942, y los científicos la han estado buscando desde entonces.

Pero hizo falta la sonda solar Parker de 1,500 millones de dólares para finalmente llegar allí. Desde su lanzamiento en 2018, ha estado en órbita alrededor del Sol y se ha acercado cada vez más a la superficie solar en cada paso. Un escudo térmico de compuesto de carbono protege sus instrumentos de temperaturas que eventualmente se elevarán a 1370 ° C.

-  ¿Cómo se ha utilizado la inteligencia artificial (IA) en el periodismo?

La nave espacial cruzó el límite de Alfvén cuando estaba a unos 14 millones de kilómetros, o poco menos de 20 radios solares, desde la superficie del Sol. Ahí es donde los miembros del equipo esperaban encontrar la interfaz, dice Nour Raouafi, científico del proyecto de la misión en el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins en Laurel, Maryland.

Algunos investigadores habían especulado que el límite sería bastante “difuso”, sin embargo, en cambio, era algo nítido y arrugado. La nave espacial pasó a la corona durante casi cinco horas y luego volvió a salir, y podría haber cruzado hacia ella brevemente dos veces más.

La nave espacial tomará las primeras imágenes de los esquivos polos del Sol

Saber cómo se forman esas características en el Sol y cómo influyen en el viento solar y otras erupciones de partículas cargadas ayudará a las personas en la Tierra a prepararse mejor para el clima espacial perturbador, como cuando las tormentas solares anulan las comunicaciones por satélite. Los descubrimientos también ayudarán a los investigadores a comprender mejor las fuerzas que impulsan a otras estrellas además del Sol, dijo Kelly Korreck, físico solar de la sede de la NASA.

-  Cómo X engaña a sus usuarios con la "verificación" azul

La sonda solar Parker tiene como objetivo en última instancia hacer 24 pases cercanos al sol. Cruzó la superficie de Alfvén en el octavo de esos sobrevuelos, y podría haberlo hecho nuevamente durante su noveno paso en noviembre de 2021, una maniobra para la cual los datos aún no se han descargado y analizado por completo.

El acercamiento más cercano de la misión está programado para 2025 a una distancia de solo 6,2 millones de kilómetros de la superficie solar, dentro de la órbita de Mercurio. Cada visita continuará revelando nueva información sobre los procesos dentro de la corona.